Vuelvo a leer otro caso que me ha llamado la atención: en este caso es el de la atleta de élite española Marta Domínguez.

Su nombre saltó a la luz pública hace unos meses por su presunta implicación en un caso de dopaje. Como siempre ocurre en una situación de crisis, cuando la marca que sufre la crisis es más conocida, más repercusión coge el asunto.

Hasta ese momento la atleta era un personaje público por los excelentes resultados que había obtenido en el atletismo. A partir de la presunta implicación en el “caso galgo”, la atleta, como siempre ocurre por desgracias en estas situaciones, sufrió un juicio paralelo, auspiciado por los medios de comunicación.

El coste a la imagen y el daño a la imagen ya están hechos. Ahora resulta que ha pasado el tiempo y la justicia ha exonerado a Marta Domínguez de todas las acusaciones que vertían sobre ella y no le imputa ninguna de las acusaciones iniciales.

Ahí va mi reflexión: Continue reading


 

¿es cierto que obtener un premio Nobel da mucho prestigio?: Si

¿Es posible que un premio Nobel sea “intocable”?: No

¿Puede tener una crisis de reputación un premio Nobel?: pues parece que si. Hace unos   meses ya hablé de unas posibles irregularidades que habían saltado a la prensa sobre el   premio Nobel de la paz y fundador del concepto de microcréditos, el Sr. Yunus.

Pues bien, parece que las sospechas se han confirmado y el Sr. Yunus ha sido cesado      como director gerente del Graneen Bank acusado de presuntas irregularidades.

El anuncio lo ha hecho en Banco Central de Bangladesh a raíz de las denuncias de un   documental noruego sobre prácticas ilegales por evadir impuestos y fondos.

Por lo que parece al Sr. Yunus se le han “esfumado” sus apoyos gubernamentales de   medio mundo.

Según se defiende él, ha negado las acusaciones y explica que se trata de una operación promovida por un sector político al que acusa de corruptos.

No soy nadie para entrara en la verdad o la mentira de una versión u otra, por que entre otras cosas me falta mucha información de primera mano para poder tomar partido por alguna de las partes, pero lo que me ha llamado mucho la atención es cómo se puede “resquebrajar” tanto la reputación de una persona de tan alta consideración por parte de muchos ciudadanos del mundo y sobretodo que creo que debe ser la primera vez en la historia que se pone en tela de juicio la honorabilidad y el prestigio, es decir la reputación, de un premio Nobel.

Me ha dejado bastante sorprendido la noticia y seguiré atento a este caso a ver como termina la historia.

 


Fernando de la Rúa fue Presidente de Argentina de 1999 a 2001. Durante el año 2001 hubieron muchas protestasen el país, debidas a la crisis económica, pero en diciembre del 2001 hubieron unas de importantes que acabaron con su figura y tuvo que dimitir como Presidente de la República. Entre otras acusaciones del momento  se le inculpó de la muerte de 5 manifestantes a manos de la policía. Al no ser argentino desconozco la crisis que se originó con este tema, pero como experto en reputación, me quedo con otra información. Este fin de semana hemos visto en la prensa como el exPresidente ha sido exculpado de las 5 muertes de la crisis del año 2001. En España ha salido la noticia en un formato muy breve, es decir, ha salido la noticia con muy poco espacio, como si no fuera importante el tema.
Y9o quiero hacer solo una reflexión: ¿quine devuelve la honorabilidad, la reputación al Sr. de la Rúa?, ¿qué papel jugaron los medios de comunicación en todo aquello?, ¿es que no es noticia que haya salido impoluta la reputación del exPresidentede Argentina?
En fin que difícilmente obtendré respuestas a mis preguntas pero son cosas que no deberían quedar en el aire y «alguien» debería reflexionar sobre ello.


El pasado domingo 1 de noviembre pude leer en La Vanguardia un artículo muy interesante sobre Bernard Madoof, uno de los mayores estafadores de «guante blanco» que ha habido en la historia, ya que el fraude urdido asciendo a unos 65.000 millones de dólares. Según se cita en el titular del artículo publicado «Madoff cree que no descubrieron su estafa por la cortina de su prestigio». Parece ser que no le descubrieron antes por que su fama «deslumbraba a los examinadores». Lo dejo como ejemplo de cómo una reputación de un ser bastante importante puede ayudarle, en este caso, a que se haya tardado mucho en descubrir el fraude millonario cometido por sus prácticas empresariales. Pero podemos estar traqnuilos, a éste lo cogieron, y le han caído 150 años de cárcel, aunque veremos cuanto tiempo se pasa dentro. A ver si sirve de ejemplo.