Esta pregunta me la hacía yo esta mañana después de haber tenido algunas reuniones de trabajo esta misma semana, tanto internas con el equipo como con clientes. ¿saben las marcas para que les sirven las redes sociales?, ¿tienen claros sus objetivos de comunicación on line?. Éstas, entre otras, son algunas de las cuestiones que me he planteado esta semana. Debo decir que estoy convencido que las grandes marcas lo saben, pero no podemos olvidar el que el 95% de las empresas españolas son medianas, pequeñas o micro empresas que también quieren estar en las redes sociales.
Como me decía esta mañana un experto, hace 15 años las marcas querían tener una web, pero ¿para qué?, y ahora parece que pasa lo mismo con la presencia de las marcas en las redes sociales.
¿Para qué hay que estar en ellas?. Si las marcas se hicieran 2 veces esta pregunta a lo mejor ganaríamos todos, aunque quiero remarcar que las marcas deben tener su presencia en las redes sociales, pero de la nada al todo hay un mundo.


Me da la sensación de que últimamente nos están acribillando a decirnos que no somos nadie si no estamos en Facebook, como personas físicas o como empresas.
Facebook tiene en la actualidad 450 millones de usuarios, pero ojo, de los cuales, un 30% tienen cuentas no activas. Aún a pesar de eso quiero recoger una información que me ha parecido muy interesante sobre el uso de las marcas y Facebook: «Tener una buena reputación de marca en las redes sociales se ha convertido en una herramienta con la que elevar las ventas. La intención de compra de los consumidores aumenta en torno a un 8 por ciento cada vez que un comentario personal hace entrada en el muro de un usuario de la red social Facebook, según el estudio Efectividad de las campañas publicitarias: el valor de las redes sociales, elaborado por Nielsen Online y Facebook.
Si estos datos son ciertos, me gustaría conocer para que marcas sirven, que mercados, que consumidores, pero insisto, si los resultados del estudio son ciertos (y no creo que debamos dudar de ello) empiezan a ser resultados interesantes para las marcas, aunque ello conlleve no solo una presencia reactiva en las redes.


A finales de septiembre pasado apareció en Antena 3 TV una noticia en los informativos sobre la preocupación que puede tener una persona o una marca sobre lo que se dice de ella en la red. Empiezan a haber empresas que se dedican a rastrear por ti , descubrir tu «rastro digital» y poner medidas correctoras. Creo que es una buena idea pensado para personas pero difícilmente aplicable para las marcas ya que considero imparable el poder «contratacar» toda la información que sobre una marca se dice en el red. Unas veces por que lo hemos puesto nosotros y otras por que otros la han puesto por nosotros. Pero hay que empezar por algo¡¡¡¡¡

 


Según los expertos, actualmente, sólo al 25% de las empresas les preocupa la reputación de su organización o sus productos en la red. Estos mismos expertos vaticinan que este porcentaje crecerá exponencialmente en un futuro no muy lejano. Ojalá sean verdad ambas afirmaciones ya que me parece exagerado decir que sólo el 25% de las empresas están preocupadas, por ser un porcentaje muy alto respecto al que yo me imaginaba. Otra cosa será saber que están haciendo este porcentaje de empresas para dar solución a la gestión de su reputación en la red. De entrada me haga algunas reflexiones: ¿estaban preocupados antes por su reputación fuera de la red?, ¿qué eran capaces de hacer entonces?, ¿por qué les preocupa ahora lo que se dice en la red?, ¿de verdad les preocupa o se han apuntado a la moda?. En fin, si es así bienvenida sea esta preocupación , pero tengo ciertas dudas al respecto. Ojalá me equivoque.


Leo un informe publicado por la asociación de internautas sobre cómo los bulos (hoax en inglés) en la red afectan a la reputación de marcas y productos. Interesantes resultados: el 33% de los internautas señala que la clave para saber la vericidad de la información es que esté identificada. Igualmente las fuentes más fiables siguen siendo las versiones on-line de prensa convencional (3,37 sobre 5), los diarios digitales (3,14 sobre 5), la radio (2,9 sobre 5) y la televisión (2,4 sobre 5).
Vale la pena resaltar, según el estudio, que el 55% de los internautas señalan a los foros como principales instigadores de rumores, seguidos por blogs (19%). Los foros (36%) y el correo electrónico (32%) son los principales canales de propagación de los rumores.