Otra vez estamos de nuevo ante un posible caso de corrupción. El tema: el de siempre: Urbanismo. En esta ocasión; Ayuntamiento de Murcia.
Según hemos podido saber esta semana «El juez imputa por corrupción a la plana mayor del urbanismo en Murcia» y «El fiscal investiga los delitos de malversación de caudales públicos, blanqueo de capitales, cohecho y negociaciones prohibidas a funcionarios. Según un informe de la Intervención General del Estado, el perjuicio por las recalificaciones a la baja del Ayuntamiento de Murcia en la zona norte ascendería a unos 300 millones de euros.»
Creo que actuaciones como éstas, y ya llevamos bastantes «a nuestras espaldas», no ayudan en nada a construir la reputación de un país y de una clase política. Los ciudadanos estamos empezando a cansarnos de ver como una vez y otra, se realizan actuaciones, previsiblemente delictivas, ante nuestras narices.
Después, la clase política se lamenta de que entre los ciudadanos y ellos existe «desafección». Pues bien, noticias como estas son las que producen un grave distanciamiento entre la clase política y los ciudadanos.
El próximo 28 de noviembre hay elecciones autonómicas en Catalunya. En función de los resultados, es decir de la gente que vaya a votar, podremos escuchar a nuestros políticos decir que hay que reflexionar e investigar por que la gente no va a votar.
Pues bien, algunos «listos» del Ayuntamiento de Murcia y otros más, son claras respuestas a por qué los ciudadanos cada día están más «desafectos» de la clase política y por eso no van a votar.
¿Cuando se acabará dicho «mangoneo»?


La verdad es que hacía mucho tiempo que no me hacía esta pregunta pero a raíz de unas declaraciones del Juez de la Audiencia Nacional, Sr. Fernando Andreu, he reflexionado un poco sobre ella.
Según dijo el juez en una escuela de verano: «los niveles de corrupción en España son muy preocupantes». El juez comentó que la percepción social es que la corrupción se ha incrementado en España, pero que si no es un caso muy grave no escandaliza. Al decir el juez «los niveles» y no «el nivel» deduzco de sus palabras que la percepción de corrupción está en todos los ámbitos de la vida democrática: político, económico, social, ¿también en la Judicatura?.
Me dejó un poco parado las reflexiones del Juez pero después de lo visto en el post anterior sobre la falta de credibilidad de la democracia en España, me parece bastante coherente sus declaraciones. Vuelvo a repetir lo del post anterior: ¿quíen es el responsable de arreglar esta situación?, ¿estamos haciendo TODOS los deberes necesarios para recuperar credibilidad y generar confianza?. No lo se.


Existe un pueblo muy conocido en la provincia de Almeria (España) que se llama El Ejido. Es muy conocido por ser uno de los pueblos con más invernaderos de España y por ser conocido en toda Europa por producir muchísimos productos agrícolas durante todo el año que se exportan a toda Europa. Hasta aquí nada de importante.
Por lo que también es conocido es por su alcalde, el Sr. Juan Enciso, «el chato». Hace unos días pudimos leer un artículo en El País donde se puede leer el «regreso del alcalde» después de haber permanecido durante 229 días en la cárcel y conseguir su libertad provisional a cambio de depositar 300.000€. Hasta aquí si que hay algo de importante: la justicia española le acusa de haber malversado unos 170 millones de euros a las arcas municipales.
Es muy difícil de explicar a la población, por parte de la clase política, que los políticos son personas honradas. Es difícil que los políticos se construyan una buena reputación ante los ciudadanos si nos encontramos ante situaciones como éstas. ¡¡¡Es muy difícil de entender!!!.
No tengo el placer de conocer al Sr. Alcalde ni las situaciones que lo envuelven en este posible caso de corrupción, pero flaco favor hace el alcalde de El Ejido a la regeneración o renovación de la construcción de la reputación de la clase política que tantas muestras de debilidad nos está dando en este último año.


A vueltas de nuevo con la transparencia!!!!!!. Esta semana está convocada por 56 entidades sociales en Barcelona una manifestación «contra la corrupción y la impunidad» y en defensa de los bienes públicos. La idea de los organizadores es recuperar mecanismos de participación y exigir responsabilidades y reformas (sobre todo después del escándalo del Palau de la Musica Catalana y del Caso Pretoria). Parece que la sociedad civil se está empezando a cansar de ciertas impunidades y piden volver a formar parte de eso, de la sociedad. Me parece una «primera piedra de toque» para el sector político, por que va dirigido principalmente a ellos, pero no debería ser exclusivamente así y debería ser una «piedra de toque» para todas las organizaciones (públicas, privadas, con ánimo de lucro, sin ánimo de lucro, etc. ) para empezar a hacer las cosas de otra manera y poder ser más transparentes en todos los sentidos. No se si dicha manifestación servirá para algo, ojalá que si, pero es un primer paso y eso siempre es bueno. Además ya va siendo hora de que las organizaciones de todos tipos ESCUCHEN A SUS CLIENTES: eso es lo mejor que pueden hacer, pero hay que querer y aceptar las reglas del juego.


Estamos inmersos, durante los últimos meses, aunque parece que en los últimos días hay más presión todavía, en una especie de tsunami de casos de presunta corrupción donde está implicada alguna parte de la clase política (vaya por delante la presunción de inocencia de todos los imputados). Ayer, el Presidente de la Generalitat de Catalunya hizo una declaración en el Parlamento de Catalunya explicando a la sociedad en general «que no todos somos iguales». Últimante estoy escuchando y leyendo a voces importante que reclaman una regeneración de la clase política para conseguir recuperar la reputación que éstos habían llegado a tener, es decir, volver a conseguir la confianza de los ciudadanos.
¿Qué pasaría si hubiera alguna contienda electoral a la vuelta de la esquina?, ¿cómo reacionarían los ciudadanos ante la falta de reputación de algunos de nuestros políticos?, ¿castigarían los «consumidores» a los políticos igual que castigan a una marca cuando dejan de creer en ella por una falta de reputación provocada por unas malas prácticas?
En fin, preguntas a las cuales no tengo respuestas¡¡¡