No es ninguna broma lo del título del post. Lo he titulado así sin ningún tipo de rima fácil, de verdad.

En general, toda situación de crisis que le toca vivir a una marca pasa por una primera fase que es la que se da cuando salta la crisis: sorpresa y estupor.

En el caso que quiero tratar hoy no sé si se da esta fase de sorpresa y estupor, ante el registro de la Sociedad General de Autores y Editores de España por parte de la guardia civil ante los indicios de desviación de fondos y supuestas prácticas corruptas.

Hace un tiempo la SGAE puso en marcha un manual de gestión de ética interno para mejorar su funcionamiento. Creo que dicho manual o no se llegó a realizar nunca o no se llegó a implantar nunca o que no se creyó en él.

La SGAE ha sido por naturaleza una entidad poco transparente y bastante opaca en sus maneras de hacer. Si no recuerdo mal es una de las entidades más odiadas por los españoles. Ha estado sometida a una visión “con lupa” por parte de la sociedad y de los medios de comunicación que han “querido hincar el diente”.

Parece que ahora las cosas van en serio porque según ha aparecido en los medios de comunicación, las supuestas prácticas corruptas son de muchos millones de euros y ya hay una persona, de las 9 detenidas inicialmente, que está ingresada en prisión con una fianza de 300.000€.

Como siempre en estos casos no soy nadie para valorar el fondo de la cuestión por que desconozco todo lo que ha pasado y está pasando en este caso a la SGAE, pero sí creo que puedo aportar mi granito de arena sobre las formas que se están dando en este tema.

Para construir una buena reputación de marca hace falta mucho tiempo, pero para destruirla solo hacen falta unos minutos.

Para construir una reputación sólida y poder afrontar una situación de crisis como la que tiene la SGAE encima, hay que construir unos cimientos muy sólidos, en base, por ejemplo a manuales de ética de la organización (pero que no sean papel mojado), en base a unas buenas prácticas empresariales, en base a creerse lo de la transparencia y lo de la rendición de cuentas, etc.

Hay que creérselo de verdad todos estos cimientos y aplicarlos con toda la rotundidad posible porque si no se pueden crear fisuras en la reputación de la marca, con unos resultados nefastos para ella.

Veremos cómo evoluciona el caso de la SGAE. La propia entidad dio una explicación pública y por lo que parece pocas cosas van a cambiar en ella, a no ser que la actuación judicial abierta diga otras cosas y pueda endurecer el rumbo que está timando la investigación.

Cuando una marca está sometida a una situación de crisis es cuando está obligada a tomar muchas decisiones, por mucho que éstas no sean de su agrado, pero para re-construir la reputación hacen falta tomar medidas y que los grupos de interés vean que se están tomando. Después utilizaremos la comunicación para transmitir las decisiones que hemos tomado.

Las decisiones han de ir encaminadas directa y rápidamente a salvar la crisis y a re-construir lo más rápidamente posible la credibilidad y la reputación de la marca.

Eso es lo que no estoy viendo que haga la SGAE. Esperaremos acontecimientos próximos, que seguro que habrá y en cantidad: de entrada ya ha dimitido un presidente que estaba “enrocado”.

Estoy convencido de ello porque me da la sensación de que “se le tiene ganas a la SGAE”.

 

 


 

 

¿Cuántas marcas tienen 30 años de vida?

¿Puede morir una marca que tiene 30 años de vida?

Pues parece que si

Unio Mallorquina es, o mejor dicho era hasta hace 15 días un partido político creado hace 30 años y que se presentaba regularmente a las

elecciones en las islas Baleares (España)

Hace unos días el consejo político de Unio Mallorquina ha decidido disolver el partido y crear una nuevo. Hasta aquí podríamos decir que no hay nada raro (¿??), pero lo que más sorprende una vez buscas en google, por ejemplo, noticias sobre dicha formación política es que este partido ha estado en el “ojo del huracán” en los últimos meses por múltiples casos de corrupción. Muchas son “presuntas irregularidades” pero si la memoria no me falla creo que hay en prisión algún que otro directivo que está o ha estado ya en la cárcel y creo que alguno otro ha estado inhabilitado para ejercer cargo público.

Parece ser que los gestores actuales de Unió Mallorquina han decidido “matar la marca” y abrir una nueva, en este caso “Convergencia por Baleares” ya que no quieren que los que eran honrados en Unio Mallorquina se les siga tachando de “corruptos” cuando según ellos no lo son, y por eso han creado este partido nuevo.

La verdad es que me he quedado un poco perplejo antes estas afirmaciones por que parecen que como que es una “marca mala” y “no querida” por el mercado, mejor matarla y crear una de nueva.

No conozco a nadie de ese partido político pero creo que han hecho un flaco favor a la construcción de la reputación de la clase política. Parece que en nuestro país no aprendemos y todo sigue igual.

Los partidos políticos deben enderezar su rumbo, en general, para conseguir que la “desafección” como ellos llaman al pasotismo de los ciudadanos no les afecte más, pero son ellos los que con este tipo de prácticas creo que no están haciendo bien las cosas.

Hace mucho tiempo una persona muy querida por mi me hizo esta reflexión al preguntarme por mi “afección o desafección política”: No Carlos, me dijo, tu no eres apolítico, tu eres apartidista, y creo que es una muy buena reflexión. Me interesa como a muchos ciudadanos la política pero cada vez nos interesan menos los partidos políticos

En fin que como digo en estos casos, no creo que éste sea el último caso que veamos, por desgracia.

¿Os acordáis de aquel refrán?: “muerto el perro muerta la rabia”. ¿Es aplicable también en este caso?


Hace unos días publiqué un post sobre el informe presentado por Transparencia Internacional sobre el estado de la corrupción en España y en el mundo. 
Gracias a un tweet de Albert Gacia Pujadas he podido leer este interesante artículo de por que Finlandia ocupa el primer lugar del ranking como el país menos corrupto del mundo.
En él se destacan 8 puntos que hace que Finlandia justifique esa gran posición en el ranking mundial:
PRIMERO:  cualquier compra que realicen las Administraciones Públicas, desde un edificio hasta un bolígrafo, ha de estar ejecutada a precios de mercado
SEGUNDO: Principio de transparencia total de las Administraciones públicas
TERCERO: Principio de transparencia total en las cuentas de los ciudadanos. 
CUARTO: Ausencia de alcaldes
QUINTO: Ausencia de cargos de designación política
SEXTO: Estructura de poder colegiada
SÉPTIMO: Principio de acceso libre al poder
OCTAVO:  Principio de proporcionalidad en el castigo.


La verdad es que leyendo el artículo siento envidia de los finlandeses.


Esta misma semana se ha publicado el informe anual 2010 de Transparency  International sobre el estado de la corrupción en todos los países del mundo.
Nos centraremos en el caso de España que ocupa el lugar número 30 del ranking sobre un total de 178 países.
Hace mucho meses venimos avisando desde esta bitácora que los ciudadanos tienen una alta percepción sobre los índices de corrupción en España y que no son buenos para el sistema democrático y para la construcción de la reputación de nuestra clase política.
Según el informe nuestro país no ha sufrido ningún cambio, en este respecto, al año 2009 y parece indicar que los índices de corrupción se han estancado por culpa de la crisis económica que estamos sufriendo.
A mi no me parece un buen dato, por que creo que a la no mejora en el ranking hay que sumar los casos de corrupción que estamos leyendo, de manera bastante habitual, en los medios de comunicación durante todo este año 2010.
Ahora se acercan elecciones autonómicas en Catalunya, y veremos a ver los índices de abstención que se van a producir, y según las encuestas parecen indicar «que se batirán records» y eso no es bueno para el país. Debemos reclamar a las autoridades que nos gobiernan un mayor control y ejemplarización de las medidas a tomar en casos de corrupción y vemos que no se están ni haciendo ni tomando. Luego que no vengan con el discurso post electoral de que hay que reflexionar el por que la ciudadanía no ha ido a votar y buscar las causas.
Hay que ponerse a trabajar ya en este tema a ver si el año que viene podemos aparecer en el ranking entre los 10 primeros países del mundo con más transparencia, aunque lo dudo

Por cierto a nivel de anécdota: los 3 países mas transparentes del mundo  son: Dinamarca, Nueza Zelanda y Singupar (Europa, Oceanía y Asia).


Hace unos días tuvimos conocimiento de una nueva posible situación, en este caso, de trato de favor para lograr una oposición en la Conserjería de Interior destinado a un ex-alto cargo de la misma.
Resulta que dicho ex-alto cargo, el Sr. Rafael Olmos, fue director del Servei Català del Trànsit y posteriormente el máximo directivo de la policía autonómica de Catalunya. Después de grandes disturbios ocasionados por los manifestantes estudiantiles con motivo de la entrada en vigor del plan de Bolonia, el Sr. Olmos fue destituido de su cargo.
Pues bien, ha salido a la luz pública que la Oficina Antifrude de Cataluña ha detectado graves irregularidades en una oposición a una plaza pública del Departamento de interior y ha hecho parar dicho proceso.
En declaraciones de esta misma tarde el Departamento de Interior ha declarado que no existe un puesto especial para el Sr. Olmos.
Todas estas circunstancia se dan cuando falta escasamente 30 días para celebrar las elecciones autonómicas donde, según indican las encuestas, todo parece indicar que habrá un cambio de gobierno autonómico.
Es una pena, otra vez, que las instituciones públicas no cuiden y transmitan al ciudadano una alta preocupación por construir su reputación de marca mejor de lo que lo están haciendo.
Hacen un flaco favor a la democracia.