Hace unos días se presentó un estudio de Universum que recoje aquellas compañías con más reputación según el punto de vista de estudiantes. Según 120.000 estudiantes, las primeras cinco empresas más admiradas del sector empresarial dónde les gustaría trabajar son: Google, PWC, Microsoft, Goldman Sachs y E&Y. Si nos vamos al ranking de empresas de ingeniería más admiradas por los estudiantes son: Google, Microsoft, IBM, BMW e Intel.
Los estudiantes encuestados son de Estados Unidos, Japón, China, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Rusia, España, Canada e India.
Me imagino que para aparecer en estos rankings, éstas compañías han trabajado desde su interior los aspectos de Reputación Corporativa, en este caso, como «Most Attractive Employers» para poder captar y retener al mejor talento. Es una buena inversión


Hace unos días me hicieron llegar una de esas presentaciones que te llegan por una cadena de mails originado por terceros. Normalmente no les suelo prestar mucho interés, pero en este caso, le he hecho caso por dos motivos:
1º.- Por que proviene de un buen amigo
2º.- Por que, si es cierto, es una teoría de Albert Einstein sobre qué es la reputación, en este caso, de una persona y que me ha parecido muy interesante

http://www.slideshare.net/reputaciondemarca/la-respuesta-de-un-sabio-2422353


El pasado domingo 1 de noviembre pude leer en La Vanguardia un artículo muy interesante sobre Bernard Madoof, uno de los mayores estafadores de «guante blanco» que ha habido en la historia, ya que el fraude urdido asciendo a unos 65.000 millones de dólares. Según se cita en el titular del artículo publicado «Madoff cree que no descubrieron su estafa por la cortina de su prestigio». Parece ser que no le descubrieron antes por que su fama «deslumbraba a los examinadores». Lo dejo como ejemplo de cómo una reputación de un ser bastante importante puede ayudarle, en este caso, a que se haya tardado mucho en descubrir el fraude millonario cometido por sus prácticas empresariales. Pero podemos estar traqnuilos, a éste lo cogieron, y le han caído 150 años de cárcel, aunque veremos cuanto tiempo se pasa dentro. A ver si sirve de ejemplo.

Estamos inmersos, durante los últimos meses, aunque parece que en los últimos días hay más presión todavía, en una especie de tsunami de casos de presunta corrupción donde está implicada alguna parte de la clase política (vaya por delante la presunción de inocencia de todos los imputados). Ayer, el Presidente de la Generalitat de Catalunya hizo una declaración en el Parlamento de Catalunya explicando a la sociedad en general «que no todos somos iguales». Últimante estoy escuchando y leyendo a voces importante que reclaman una regeneración de la clase política para conseguir recuperar la reputación que éstos habían llegado a tener, es decir, volver a conseguir la confianza de los ciudadanos.
¿Qué pasaría si hubiera alguna contienda electoral a la vuelta de la esquina?, ¿cómo reacionarían los ciudadanos ante la falta de reputación de algunos de nuestros políticos?, ¿castigarían los «consumidores» a los políticos igual que castigan a una marca cuando dejan de creer en ella por una falta de reputación provocada por unas malas prácticas?
En fin, preguntas a las cuales no tengo respuestas¡¡¡


Hay un artículo muy interesante publicado en el blog de interactividad.org sobre como un grupo de profesionales han llegado a elaborar un decólogo sobre cómo ven a las marcas 2.0. A modo de ejemplo recojo a continuación el decálogo al que han llegado:
1.-No vale con decir que estas en Internet, hay que estar.
2.- Comunicación, conversación, transparencia, organización… son valores que para defenderlos externamente en los mercados deben formar parte de la cultura propia de la marca
3.- No se trata de una campaña, se trata de constancia, de presencia y actividad continuada
4.- La comunicación tiene que buscar la conversación, como espacio de interacción entre la marca y los consumidores o entre los consumidores
5.- El valor de la marca no lo genera la propia marca ni la propia empresa, sino que son los consumidores los que la crean.
6.- El proceso de generación de valor debe incorporar a los consumidores
7.- La construcción de la comunidad como eje para relacionarse de tu a tu con los clientes
8.- Ya no sirve “estoy aquí para venderte esto”, la marca está para aportar conocimiento y acaba vendiendo fruto de la relación y la confianza
9.- La marca debe estar dispuesta a entrar de forma constante en nuevos territorios
10. -No sólo viven de los productos que venden o de los servicios que prestan, el valor “social” forma parte de su cuenta de resultados

Considero que es un decálogo miu bueno para aquellas organziaciones que quieren construir su reputación de marca