Esta es la pregunta que jamás en la vida esperaba hacerse un deportista de élite como Tiger Woods. Según se puede leer en Expansión el mejor jugador pagado del mundo, el golfista Tiger Woods, ha decidido retirarse del deporte y ello le ha conllevado la pérdida de 110 millones de dólares que llevaba acumulado gracias a Nike, Gatorade, Accenture o Gillette.
Pues si, aunque ni él ni nadie se lo hubieran podido creer, la falta de reputación, en este caso por un lío extra matrimonial ha provocado unos efectos en cascada que ni el mejor guionista de Hollywood hubiera podido imaginar con un deportitsta de la talla de Tiger Woods.
Esperamos que sirva como ejemplo a otras organizaciones que las malas prácticas personales o empresariales pueden llevar a la pérdida de la credibilidad en solo unos pocos segundos.
Por cierto, ¿cuánto ha tardado Tiger Woods en construir su reputación?


Ayer domingo el periódico El País publico un artículo muy interesante sobre cómo la red puede (web 2.0) puede distorsionar el prestigio y la fama de una persona o de una marca. Es un artículo muy extenso en el que se pone de manifiesto la necesidad de controlar t¡y saber que es lo que la red dice de nosotros o de nuestras marcas. Vale la pena leerlo con detenimiento.


Hace unos días me hicieron llegar una de esas presentaciones que te llegan por una cadena de mails originado por terceros. Normalmente no les suelo prestar mucho interés, pero en este caso, le he hecho caso por dos motivos:
1º.- Por que proviene de un buen amigo
2º.- Por que, si es cierto, es una teoría de Albert Einstein sobre qué es la reputación, en este caso, de una persona y que me ha parecido muy interesante

http://www.slideshare.net/reputaciondemarca/la-respuesta-de-un-sabio-2422353


El pasado domingo 1 de noviembre pude leer en La Vanguardia un artículo muy interesante sobre Bernard Madoof, uno de los mayores estafadores de «guante blanco» que ha habido en la historia, ya que el fraude urdido asciendo a unos 65.000 millones de dólares. Según se cita en el titular del artículo publicado «Madoff cree que no descubrieron su estafa por la cortina de su prestigio». Parece ser que no le descubrieron antes por que su fama «deslumbraba a los examinadores». Lo dejo como ejemplo de cómo una reputación de un ser bastante importante puede ayudarle, en este caso, a que se haya tardado mucho en descubrir el fraude millonario cometido por sus prácticas empresariales. Pero podemos estar traqnuilos, a éste lo cogieron, y le han caído 150 años de cárcel, aunque veremos cuanto tiempo se pasa dentro. A ver si sirve de ejemplo.