descarga

Hemos conocido la decisión que ha tomado Bankia con los inversores minoristas que invirtieron en la compañía en su salida a bolsa el año 2011: les devuelven la inversión realizada más intereses del 1%. Importe total: casi 1.800 millones de euros.

Dicha decisión entiendo que ayuda a seguir restaurando la reputación de la entidad que tuvo que ser intervenida por el estado con los impuestos de todos los ciudadanos.

Ante cualquier situación de riesgo reputacional, hay que ser muy consciente de los plazos y los impactos de la misma en el tiempo. En el caso de Bankia le ha ocurrido algo de esto: que al cabo de 5 años de los hechos se ha visto en la decisión, no fácil por otro lado, de llevar a cabo concesiones difíciles de entender o asumir por parte de Bankia al principio de la situación de crisis, pero que con el tiempo, estoy convencido de que diremos que fue positiva y que sirvió para recuperar la credibilidad y la confianza en este caso de sus accionistas, os verdaderos propietarios de una compañía.

Este caso son una muestra de las concesiones que se deben hacer a la hora de sufrir una crisis reputacional, pero que en este caso estoy convencido que son beneficiosas y positivas para Bankia, porque seguro que le debe ahorrar mucho tiempo y dinero en largos procesos judiciales que además se alargan en el tiempo y que muy probablemente van abriendo y cerrando heridas en la marca y sus afectados de una situación que cuenta ya con 5 años de crisis.

Otra vez insisto que la firme decisión del comportamiento de la marca de solucionar un problema de credibilidad ha llevado, en este caso, a generar tranquilidad en aquellos pequeños accionistas que invirtieron sus ahorros en una marca que creían de confianza y con futuro.

Creo que ha sido una buena decisión que hará seguir recuperando la reputación de Bankia, aunque muchos otros puedan ver otros argumentos diferentes en dicha costosa decisión.


One Comment

  1. Gregorio Rivas
    Posted 22 febrero, 2016 at 17:18 | Permalink

    En efecto Carlos, ante una crisis reputacional es muy importante reaccionar inmediatamente y de manera apropiada. La dilación, máxime si se mezcla con comunicaciones de contraste, puede ser interpretada como subestimación de públicos relacionados con el consiguiente afianzamiento en áreas de rechazo. La corrección de Bankia es la adecuada ante accionistas, pero tomarla cinco años después del escándalo dificulta subsanar la crisis de marca por razones de desconfianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *