images

De nuevo tenemos conocimiento de que unas malas prácticas empresariales han supuesto una multa de casi 90 millones de euros a un total de 9 marcas muy conocidas del sector de la leche.

Me explico. Grandes marcas del sector lácteo se han visto involucradas en esta situación de crisis de reputación ya que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia ha impuesto  una multa a Danone de 23 millones de euros, Corporación Peñasanta 22 millones de euros, Grupo Lactatis Iberia 11,5 millones de euros, Nestle 10,6 millones de euros, Puleva 10,2 millones de euros Y leche Pascual 8,5 millones d euros (entre otras) por prácticas anticompetitivas cuyo objetivo era el reparto del mercado y la fijación de condiciones comerciales conjuntas a los ganaderos. Dichas prácticas se han estado realizando desde el año 2000 hasta el año 2013, 13 años en total, no está nada mal.

Lo sorprendente de nuevo en esta ocasión es ver como grandes marcas de consumo, que en su publicidad/comunicación comercial nos dicen una cosa y vemos que después actúan o hacen las cosas de otra manera, que según se ha visto eran prácticas empresariales generalizadas en el sector para actuar como un cártel.

De nuevo queda patente la diferencia/gap de lo que hace una marca de lo que dice una marca y eso, generalmente, provoca un problema de disonancia que puede generar en una situación de crisis de reputación, que no siempre genera un problema de dinero. ¿Por qué digo esto?: ¿cuánto dinero ha generado por ejemplo Danone en estos 13 años para que ahora le impongan una multa de 23, 2 millones de €? Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Otra vez se pone encima de la mesa el esfuerzo que deben hacer las marcas para poder construir su reputación de marca: la cultura de la compañía tienen que estar alienada con los comportamientos de la misma, para no provocar disonancias que puedan generar una falta de credibilidad y de reputación en la marca.

Por cierto, no es la primera vez que este sector genera una situación de mala leche. Se debería aprender también de los errores del pasado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *