descarga

Este inicio de año 2015 ha traído la desaparición de una marca que durante 10 años había sido un referente en el sector de la cosmética: Corporación Dermoestética. Según publica El País, la compañía ultima un cierre después de 35 años de existencia. Según parece la situación de crisis de estos años ha pasado factura a la compañía y se ha visto obligada a cerrar sus 43 centros en España y despedir a 340 empleados.

Lo que más me ha chocado de la noticia es que Corporación Dermoestética basó en gran medida su capacidad de construcción de reputación con fuertes inversiones en TV que además le sirvieron para salir a bolsa en julio del 2005 e incluso cotizar en el selecto IBEX-35. Ocho años después, en 2013, abandonó el IBEX-35. Por el camino quedaron las formas de hacer de la marca que la llevaron a tener denuncias de antiguos pacientes que no estaban conformes con las soluciones que les habían hecho en sus clínicas.

Una vez más se vuelve a poner en valor la importancia que tienen para la construcción de la reputación de una marca aspectos como la cultura y los comportamientos de la marca, antes que la comunicación de la marca. Una comunicación/publicidad, por muy buena que sea, no garantiza una buena reputación de marca.

Veremos a ver, a partir de ahora el final de Corporación Dermoestética como acaba, ya que seguro que hay clientes con tratamientos pendientes de realizar y trabajadores por despedir.

No por cotizar en bolsa tienes garantizada una buena reputación de marca


One Comment

  1. Posted 17 Abril, 2015 at 9:20 | Permalink

    “El fin supremo de una marca es satisfacer al cliente; claro está, sin poner en riesgo su estabilidad financiera. Cuando la marca prioriza lo ultimo por lo primero, pierde el rumbo y termina enfrascado en un mundo para el cual no fue concebido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *