images

Pasados los 100 días “de gracia” y después de la resaca borbónica debido a la abdicación del Rey de España el pasado mes de junio, se afronta una nueva situación monárquica en España, independientemente del debate político que no me interesa, sobre que debería hacer la Casa Real para reconstruir su reputación de marca en la actualidad.

Todo cambio provoca inquietud, eso lo sabemos, pero también genera una posible situación de riesgo o crisis, que si se gestiona correctamente puede producir un cambio de percepciones muy positivo. Creo la Casa Real debe aprovechar el inicio del nuevo reinado de Felipe VI para analizar y diagnosticar cual es la cultura interna en la organización y después construir todos los comportamientos necesarios alineados con esta nueva cultura. Si hemos de hacer caso del discurso del nuevo Rey es imperiosamente necesario que esa nueva cultura de marca se ancle sobre un concepto muy importante: la transparencia.

Transparencia no solo significa explicarlo que hace el Rey en su día a día, esto es comunicación. Transparencia es abrir las ventanas para que entre aire fresco, personas frescas e ideas nuevas que lleven a un cambio de rumbo que genere buenas percepciones en la opinión pública, que es diferente de la opinión publicada. Una primera manera de ser transparentes pasaría, por ejemplo, por conocer aquellos temas que más preocupan actualmente a la sociedad sobre la Casa Real y darles respuesta.

Ahí va el primer ejemplo práctico: conocer el presupuesto de la nueva Casa Real, ya que la crisis y los escándalos han forzado a tener unos comportamientos diferentes de los anteriores y sería un primer buen ejercicio de aire fresco para recuperar la reputación de marca perdida hasta ahora.

Es cierto que la recuperación de la reputación no se hace en dos días ni a golpe de talonario o de comunicación, pero podríamos aprender de lo que hacen otras monarquías europeas como en el artículo que publicó El País hace un par de meses.

Un largo camino empieza por un primer paso. A ver si con el cambio de Rey cambia la reputación de la marca Casa Real.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *