descarga

Ha pasado el tsunami pero las consecuencias del mismo siguen siendo visibles. Me refiero a la firma de wifi Gowex que hasta hace 2 meses era merecedora de tributos y reconocimientos y en estos momentos está en concurso de acreedores, sus acciones valen 0€, tiene proveedores que no cobrarán y su dueño ha tenido que pagar 600.000€ para eludir temporalmente la cárcel. Su auditor, en cambio, la desconocida empresa M&A ha ido a la cárcel.

Este es uno de los casos empresariales que más me ha impactado de los últimos años, ya que era una empresa poco conocida para la opinión pública pero que cotizaba en el mercado bursátil alternativo con un valor de 1.400 millones de €, que recibía reconocimientos empresariales y que se mostraba como un ejemplo a seguir.

Digo también que es un caso que me ha impactado por que solo en una semana ha sido capaz de pasar del cielo al infierno, debido a las malas prácticas realizadas por su fundador durante los últimos años. Lo sorprendente de este caso es también ver como han fallado todos los mecanismos de control de una empresa cotizada.

Resulta que el malo de la película que era una empresa de análisis de valores llamada Gotham City Research y que denunció la situación real de la compañía, resultó ser una “ángel de la guarda” porque dijo la verdad, cuando nadie se los creía e incluso la maquinaria de relaciones públicas de Gowex hizo creer que era un ataque a la compañía.

Vaya desastre de gestión, vaya manera  de construir artificialmente la reputación de una marca y vaya desastre de directivos que seguían negando los hechos y haciendo creer a sus empleados que era un ataque a su marca por ser una empresa modélica.

Una vez más vuelvo a insistir en la importancia que tiene para la construcción de la reputación de una marca los comportamientos que han de regir a dicha marca, así como la cultura que ha de regir las buenas prácticas empresariales.

En el caso de Gowex no se ha cumplido nada de todo esto y todos aquellos que hicieron construir artificialmente su reputación deberían reflexionar sobre lo que hicieron para no volver a repetir dichos errores en el futuro.

Ojalá se pueda aprender de esta lección.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *