images (1)

Esto es lo que acabamos de ver en el caso de General Motors que después de 4 meses de investigación interna ha hecho público el resultado de la misma sobre el problema técnico que provocó 13 muertos en 47 accidentes relacionados con un defecto técnico del sistema de encendido. Por cierto que el problema técnico era conocido por la compañía desde hacía sólo 11 años.

Por lo que se desprende del informe interno, habla de “patrón de incompetencia y negligencia” y por ello ha despedido a 15 responsables directos de esas revisiones, ya que no asumieron su responsabilidad.

Aparte de etas actuaciones General Motors ha pactado con el regulador del transporte de los EEUU una multa de 35 millones de dólares, la máxima autorizada. También se enfrenta todavía a las indemnizaciones judiciales pendientes, así como al coste de llamar a revisión a todos los modelos afectados, unos 14 millones de vehículos. Parece que la factura total puede ascender a unos 1.700 millones de dólares.

Lo curioso del caso es que los altos directivos de la compañía no se han visto salpicados por este problema, ya que han reconocido que “vivían completamente aislados, en silos y eso impedía trazar conexiones entre el problema técnico y los accidentes”. Por ello también la compañía ha anunciado cambios en la estructura de General Motors. ¿Qué le han ocurrido a las ventas de General Motors?. Parece que nada por que el pasado mes de mayo sus ventas crecieron un 13%.

Lo que nadie podrá poner en duda es el coste que está teniendo este fallo de calidad en la reputación de la marca, sobretodo cuando finalice el proceso judicial que está todavía por llegar.

Lo importante como siempre de una situación de crisis reputacional, es que la compañía aprenda de esas malas prácticas para que no vuelvan a ocurrir. Parece que esto si que lo han hecho.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *