images

A esta conclusión no he llegado yo. Lo han hecho un grupo de economistas de diferentes escuelas de negocios de los EE.UU. en base a un estudio sobre el “valor de la cultura empresarial”.

En dicho estudio han demostrado la relación que existe entre la honestidad y la ética que perciben los empleados de una compañía y los resultados económicos de la misma. El estudio, para que nadie pueda objetar diciendo que está basado en pequeñas o medianas empresas, se ha realizado entre las 500 empresas del ranking de S&P. También cogieron como base para hacer el estudio las 100 mejores empresas en las que trabajar que publica el “Great Place to Work Institute”.

La conclusión del estudio es contundente: a mayor percepción de los empleados sobre la ética y la honestidad de las empresas donde trabajan, mayores beneficios obtienen dichas marcas.

Una vez más se demuestra la importancia del modelo de las 3c’s para construir la reputación de una marca: cultura, comportamientos y comunicación. En el caso del estudio existe una vinculación muy directa y tangible entre la definición de los principios y valores que han de regir la cultura de la compañía para que existe posteriormente una gran coherencia que permita alcanzar altas cotas de reputación de marca. E igualmente se demuestra todo lo contrario: que si no se trabajan los valores internos de las marcas es imposible que exista una alta reputación entre los empleados de esa marca que, al fin y al cabo, son los mejores embajadores de la compañía y sus principales “vendedores”.

Es necesario invertir en cultura de marca, para que esté alineada con sus comportamientos para posteriormente poder comunicar esa coherencia que ha de permitir construir de una manera eficaz la reputación de marca deseada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *