descarga

 

 

 

Por si quedaba algún atisbo de duda, este mes de agosto pasado hemos vuelto a ver como el poder del consumidor es mayor del que nos creemos que tenemos. En este caso le ha “tocado” a la cadena de televisión Telecinco y su programa “Campamento de Verano”.

La presión ejercida en esta ocasión por el portal de denuncias “Hazte Oír” fueron capaces de recoger y presentar un total de 30.000 firmas para que los anunciantes de dicho programa se retiraran del mismo ya que consideraban a este programa de televisión como “machista y denigrante”. Los resultados no se hicieron esperar y el primer anunciante que retiró su publicidad fue Burber King, que a su vez fue seguido por McDonald’s y por Mutua Madrileña. Parece que el resto de marcas decidieron seguir con el apoyo publicitario.

No es la primera vez, y espero que no sea la última, que se demuestra con hechos y no con palabras, que los consumidores son capaces de castigar a las marcas por las malas prácticas que realizan. Ya tuvimos un ejemplo parecido en la misma cadena hace un tiempo con su programa de los sábados llamado La Noria.

Una vez más se pone de manifiesto la cautela y sensibilidad que sufren las marcas ante posibles situaciones que pongan en peligro su reputación de marca, en este caso los anunciantes citados anteriormente y que en el fondo, ya sea por convencimiento propio o por necesidad de no ver una bajada en sus ventas, se ven obligadas a tomar decisiones que saben que les pueden perjudicar a corto plazo y tal vez en el futuro.

Alguien podrá decir que es una actuación más por tacticismo que por sensibilidad interna. Me da igual, lo importante es que sean conscientes del poder que tiene el consumidor que, aunque sea el mes de agosto, un mes donde mayoritariamente los consumidores están de vacaciones, han sido capaces de poner en jaque la reputación de algunas marcas.

 


One Comment

  1. Sara
    Posted 12 Septiembre, 2013 at 11:07 | Permalink

    La posibilidad de ponernos en contacto unos con otros en un corto período de tiempo y en muchos lugares gracias a internet y las redes nos abre la posibilidad de quejarnos y de conseguir cosas como las de este caso. Las empresas tienen que estar muy atentas porque una iniciativa de este estilo se puede volver en contra de la marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *