images

 

 

 

 

Hace unos días Havas Media Group, a través de la división de Meaningfulbrands en colaboración con la Fundación Entorno, publicaba un interesante estudio titulado “Crear un nuevo estilo de vida saludable, una oportunidad para las marcas”. De dicho estudio me quedo con algunas conclusiones relevantes para mí:

–  El 70% de las marcas son indiferentes a los ciudadanos

– El 67% de los españoles confía en las marcas comprometidas

– Las marcas que son relevantes para los consumidores son aquellas que mejoran el bienestar de los ciudadanos

– Se abre la oportunidad a las marcas comprometidas a crear un nuevo modelo de relación de personas más colaborativo, democrático y sostenible

Creo que el horizonte que dibuja dicho estudio es alentador para aquellas marcas que de verdad quieran construir su reputación de marca sobre unos drivers diferentes de los actuales y sobretodo para aquellas marcas que quieran pensar en los ciudadanos, en lugar de pensar solo en los consumidores.

Para ello el reto es importante, pero a su vez apasionante ya que se abre un abanico muy importante para construir relaciones a largo plazo entre las marcas y los ciudadanos a partir de drivers que permitan mejorar el bienestar de las personas y que van más allá, por ejemplo, de la famosa RSC.

En definitiva el futuro de las marcas pasa por construir su reputación de forma diferenciada de la realizad hasta la actualidad, con el objetivo de convertirse en una marca relevante, pero no en el sentido de “conocida”, sino en el sentido de ser una marca humana, capaz de empatizar y comprometida.

Estoy convencido que este es el futuro, ya que de esta manera el ciudadano podrá tangibilizar el valor de la marca de una manera diferente de como la percibe ahora.

Pero bien, para iniciar este cambio de paradigma son necesarios muchos cambios en las marcas y creo que el principal y prioritario es que las marcas escuchen a los ciudadanos primero y a los consumidores después, y a partir de ahí construyan una nueva reputación de marca.

¿Están preparadas las marcas para afrontar este cambio de paradigma?

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *