images

 

 

Existe la creencia que la comunicación es el elemento más potente que tienen las marcas para construir su reputación. En mi opinión es un elemento importante pero no indispensable o suficiente ya que debe ir acompañado de dos elementos que tienen la misma importancia por lo menos: la cultura y los comportamientos. ¿Por qué digo esto?

La semana pasada se escogió a un nuevo Papa, que por sorpresa de muchos es Argentino y ello hace que la balanza de poder católico se incline hacia Latinoamérica en lugar de Europa. A parte del impacto inicial de la elección se hace difícil pensar que se pueda construir una reputación, en este caso la del nuevo Papa, en tan solo una semana, ¿por qué?:

¿Ha cambiado la cultura del Vaticano en una semana? No

¿Ha cambiado en algo la comunicación del Vaticano en una semana? No, siguen suministrando toda la información oficial a través del canal de televisión del Vaticano

¿Pues que ha cambiado entonces? Parece que lo que ha cambiado en una semana son los comportamientos. ¿Por qué? Pues por que por primera vez se ha visto a un papa utilizando el humor en los discursos, se le ha visto queriendo pagar la cuenta del hotel, hemos sabido que prefirió viajar en autobús en lugar de coche oficial y se le ha visto acercar a saludar a la gente, aun a pesar de las indicaciones de los servicios de seguridad.

Todos estos cambios de “comportamientos” del Papa han hecho que en tan solo una semana hayamos sido testigos de un cambio de paradigma.

Dicho cambio de paradigma es además mucho más potente cuando la marca de la que estamos hablando es el propio Vaticano que cuida de una manera muy recelosa su comunicación, sus comportamientos y su cultura organizacional.

Por ello digo al principio y lo vuelvo a reiterar ahora que solo con comunicación no se puede construir la reputación de una marca.

Veremos como evoluciona la reputación del nuevo Papa de Roma pero de momento hemos visto un giro importante en los comportamientos. Ahora sólo falta un giro en la cultura y en la comunicación del Vaticano. A ver como se producen estos cambios, si es que se producen.

 


3 Comments

  1. Santiago
    Posted 19 Marzo, 2013 at 17:06 | Permalink

    No comparto su planteamiento. No hay ninguna posibilidad de que supiéramos de los nuevos comportamientos sin comunicación. Las acciones que no se comunican tienden a pasar desapercibidas. El Papa cambia tiene su propia identidad y quiere transmitirla como líder de los católicos, por ello cambia su comportamiento y lo comunica (sabe perfectamente que los medios lo cubren). Entiendo su postura como que las acciones y comportamientos son claves para iniciar la construcción de reputación de marca y luego, lo que es también igual o más importante, es comunicarlo a las audiencias claves.

  2. Posted 20 Marzo, 2013 at 12:29 | Permalink

    comunicación + comportamiento =reputación y acá también podemos aplicar la teoría de la importancia de líder de la organización y la construcción de reputación corporativa. En este caso el “CEO” comparte su buena reputación y conducta con la organización que lidera generando una transformación.

  3. Posted 21 Marzo, 2013 at 12:37 | Permalink

    De acuerdo con el título pero no con el contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *