descarga

 

 

 

 

Hace un tiempo asocié al “lado oscuro de la fuerza” a unas compañías muy conocidas por todos nosotros, pero que curiosamente no sabíamos nada de ellas y que han tenido un papel muy importante, y en la sombra, en toda esta crisis económica que estamos sufriendo: son las llamadas agencias de calificación o de rating: Standard & Poors, Fitch y Moody’s.

¿Por qué digo que el lado oscuro de la fuerza empieza a ser más claro? Porque hemos conocido que el gobierno federal de los EE.UU. está preparando una demanda civil contra Standard & Poors por su responsabilidad en el estallido de la burbuja inmobiliaria del 2008. Cuando se produzca esta demanda será la primera del gobierno contra una de estas agencias de calificación que tanto han hecho por llegar al punto en el que estamos.

A modo de detalle hay que decir que el mismo día que se anunciaba dicha posible demanda, las acciones de S&P cayeron un 14% en la bolsa. Por su parte, como suele ser habitual en este tipo de situaciones de crisis reputacional, la compañía indicó que la posible demanda “carecía de méritos legales o fácticos”.

Es curioso de nuevo  ver posiciones tan enrocadas en algunas marcas cuando sabes y conoces perfectamente cual ha sido tu comportamiento y cuales han sido tus prácticas habituales durante los años anteriores.

¿Y a las otras agencias les va a pasar algo? “Cuando veas las barbas de tu vecino recortar, pon las tuyas a remojar”. Efectivamente el gobierno federal de los EE.UU. está sospesando presentar otra demanda civil en este caso a Moody’s por los mismos hechos que a S&P. En este caso el gobierno está esperando ver cómo se desarrolla la acción civil contra S&P para posteriormente actuar contra Moody’s y seguramente que lo hará contra Fitch, la tercera agencia en discordia.

Como digo al principio, parece que el lado oscuro de la fuerza empieza a ver la luz al final del túnel y tal vez tendrá que hacer frente a la justicia por haber calificado productos financieros sin garantizar la independencia entre sus actividades comerciales y actividades analíticas.

Veremos a ver como acaba todo lo que acaba de empezar, pero se debe recordar que las malas prácticas empresariales acaban pasando factura. Probablemente veremos como llegan a acuerdos extrajudiciales con multas multimillonarias.

Esperemos los acontecimientos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *