1356811898_883671_1356887195_noticia_grande

 

 

 

Al igual que a final de año o principios de año se hacen los rankings de todo tipo, las marcas más valoradas o las más queridas o las más odiadas o lo que sea, se me ha ocurrido hacer un nuevo ranking a raíz del estudio de metroscopia para El País sobre el grado de aprobación ciudadana de instituciones y grupos sociales.

Pues bien para el conjunto de los ciudadanos los 3 ganadores del pódium de “marcas no comerciales” más reputadas son, por este orden, los científicos, los médicos y las pyme’s.

La verdad es que me he quedado muy sorprendido que estas 3 “marcas no comerciales” hayan ocupado este pódium, ya que suelen ser marcas que no pueden destinar mucho tiempo ni muchos recursos a construir su reputación, ya que bastante tienen con poder sobrevivir en la actual situación económica.

De esto podemos decir que si la reputación es “el prestigio consolidado que los grupos de interés tienen sobre las acciones que lleva  acabo una marca a lo largo del tiempo”, los científicos, los médicos y las pyme’s han sido capaces, a pesar de los recortes, la precariedad y mucho esfuerzo y trabajo, ser capaces de llevar a cabo una tarea muy pequeña, pero diaria y constante, para generar credibilidad y confianza en la ciudadanía.

Me alegro mucho de este ranking y de las 3 primeras posiciones por que ello debe significar que los grupos de interés valoran que son uno de los pocos elementos que quedan y que pueden ayudar a salir de esta situación de crisis económica que empieza su sexto año y espero que sea el último.

Por otro lado me permito listar, según el mismo estudio cuales han sido las 5 peores “marcas no comerciales” valoradas. Que nadie se sorprenda por que creo que algunas marcas se lo han “ganado a pulso” ya que las acciones que han llevado a cabo a lo largo del tiempo no les han permitido ganarse una buena reputación.

Por orden descendente según el estudio, del lugar 33 al 37 que es el último, las “marcas no comerciales” con peor reputación son:

33.- Los obispos

34.- El parlamento

35.- Los bancos

36.- Los partidos políticos

37.- Y en última posición de todas, los políticos

Creo que sobran las palabras, ya que los ciudadanos no somos tan tontos como nos hacen creer. Les queda mucho camino por recorrer a estas “marcas no comerciales” para poder recuperar prestigio y credibilidad, la base de la construcción de una buena reputación.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *