images (1)

 

 

 

Hemos leído el mismo día que dos marcas muy conocidas, Vodafone España y Renault Francia, van a presentar un expediente de regulación de empleo, es decir van a reducir plantilla. En el caso de Vodafone España un 21% y en el caso de Renault Francia un 14%.

Cuando se presenta una situación de crisis de reputación en general, se suelen dar unas fases de la misma que hay que saber contemplar y gestionar:

1.- Sorpresa por el impacto de la noticia, cuando sale publicada en los medios de comunicación

2.- Enfado y estupor por lo que la noticia significa

3.- En función de como se gestione la situación de crisis, se puede llegar a considerar, negociar y finalmente aceptar.

Para poder llegar a la aceptación de una crisis de reputación no es un camino fácil. Sobretodo se debe gestionar con transparencia y rigor, siendo conscientes de que se estará en el punto de mira, que hay que asumir responsabilidades y que se debe hacer un proceso de empatía y ponerse en el lugar de los afectados.

En este caso concreto, para Renault Francia podría ser “un poco más fácil” gestionar dicha crisis de reputación, ya que a nadie se le escapa que en esta crisis económica uno de los sectores más mal parado es el de la automoción, que está en los niveles de venta de coches más bajos de los últimos años.

El caso de Vodafone España es diferente ya que, ¿cómo se puede presentar que se quiere prescindir de 1 de cada 5 empleados cuando los beneficios brutos de la compañía ascienden a 1.400 millones de € en el último ejercicio?

Es verdad que las ventas descendieron un 7,2% en el último ejercicio anual y que la tendencia del último semestre ha sido que las ventas han bajado un 11%, pero se hace difícil gestionar una crisis de reputación en estas circunstancias.

Es curiosos ver dos situaciones de crisis de reputación con el mismo origen, que deben dar explicaciones diferentes y veremos que resultados finales obtiene cada mara, en cuanto a recuperación de reputación.

Vuelvo a una de las frases de antes: según como se gestione esta crisis de reputación, se puede llegar finalmente a aceptar. Todo depende de la voluntad de las partes afectadas en dicha situación.

Esperaremos acontecimientos

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *