Uno de los grandes riesgos que tienen una marca es la de menospreciar una posible situación de crisis reputacional, es decir, no tomársela en serio, no creerse que puede evolucionar y confiar en que el tiempo la minimizará o destruirá: grave error.

Es lo que le ha pasado a Jamie Dimon, presidente y consejero delegado del banco JP Morgan, que hace unas semanas reconoció que una serie de operaciones con productos financieros que provocaron unas pérdidas de 2.000 millones de dólares eran un “error mayúsculo” y ahora resulta que hemos sabido que esas pérdidas son de 9.000 millones de dólares en lugar de los 2.000 millones iniciales que dijeron.

Según parece el banco era conocedor ya en el año 2010 de esas malas prácticas empresariales que se realizaban desde la oficina de Londres.

Una de las consecuencias de esta crisis, a parte de la pérdida de reputación del mismo directivo y de la marca, es que se ha abierto el debate sobre la posible regulación que deben tener las instituciones financieras. A parte de esto el presidente de JP Morgan tuvo que pedir disculpas ante el comité bancario del senado de los EE.UU. y se ha abierto una doble investigación por parte del senado de los EE.UU. así como por el FBI.

En más de una ocasión he hablado de la importancia de dar las malas noticias siempre de golpe y a la vez, para intentar gestionar de la mejor manera la crisis de reputación que vendrá después. Además es importante también tomarse en serio dicha situación y no menospreciar ninguna crisis de reputación, por pequeña que nos parezca, ya que lo más seguro es que algún grupo de interés, sensible sobretodo a la reputación del sector financiero mundial aproveche cualquier ocasión para investigar lo que ha ocurrido y darle la importancia que se merece.

Hemos de recordar que la percepción global que tiene el sistema financiero mundial en estos momentos no es la “mejor del mundo” y su reputación está cayendo muchos enteros.

Veremos a ver lo que ocurre con el presidente de JP Morgan y la marca después de no haberle dado la importancia que se merecía una situación de crisis reputacional. Los vientos no son favorables para la marca y para su máximo ejecutivo. Esperaremos acontecimientos en las próximas semanas.


2 Comments

  1. Posted 10 Julio, 2012 at 18:05 | Permalink

    Estoy 100% de acuerdo. Es necesario destacar que lo que parece pequeño o irrelevante puertas adentro de una organización, para el público externo y más si son clientes puede significar algo mucho más importante. No hay regla para medir el grado de relevancia: es crisis de reputación o no lo es.

    Excelente artículo.
    Gracias por compartirlo.

  2. Johnf214
    Posted 20 Julio, 2014 at 20:23 | Permalink

    Good blog! I really love how it is easy on my eyes and the data are well written. I am wondering how I could be notified whenever a new post has been made. I have subscribed to your feed which must do the trick! Have a nice day! ddcdbcdkaede

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *