Este último mes he estado siguiendo con bastante atención un caso de crisis de reputación que me ha llamado mucho la atención por afectar a una de las instituciones más importante de nuestro país: el Consejo General del Poder Judicial y a su ya expresidente, el Sr. Carlos Dívar.

A mediados de mayo se acusó al entonces presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo de un presunto delito de estafa y apropiación indebida por supuestos viajes a Marbella en fin de semana a cargo de fondos públicos de la institución. En una primera reunión de primeros de junio el Sr. Dívar rechazó dimitir y dar explicaciones públicas.

Debido a la presión de la opinión pública, “SOLO” tardó 20 días en comparecer ante los medios de comunicación en una multitudinaria rueda de prensa, por cierto la única que dio en 4 años de mandato, para asegurar que no “había cometido ningún delito” y lamentaba el daño que se hacía a la marca con esas acusaciones. Además explicó que no tenía ninguna intención de dimitir ya que tenía “la conciencia absolutamente tranquila. No he cometido ninguna irregularidad jurídica, ni moral ni política”. En esa misma rueda de prensa anunció medidas para aumentar la transparencia de la institución.

Al cabo de unos días, y siguiendo  la presión por la poca credibilidad de los argumentos dados en la rueda de prensa, admite o reconoce la posibilidad de dimitir.

Al final, pasados unos días más, y siguiendo con el culebrón y desgastando aún más la credibilidad de la institución, anuncia su intención de dimitir y dimite. Por cierto, de los 12.000€ iniciales que se decían que se había gastado en viajes habíamos pasado a 28.000€.

Un detalle más, la plataforma change.org, una plataforma ciudadana, había recogido en 3 semanas 100.000 firmas pidiendo su dimisión.

Decálogo de lo que debe hacerse en una situación de crisis de reputación:

1.- No contradecirse

2.- Mostrar pruebas, si las tienes

3.- Actúa rápido, muy rápido

4.- Prepara argumentos

5.- Vigila todos los frentes: también las redes sociales

6.- Ten muy identificados a tus stakeholders

7.- No agonices una situación: las malas noticias de golpe y al principio

8.- Toma  medidas urgentes y contundentes

9.- Mensaje: 1 ó 2 solo, pero muy claros

10.- No menosprecies la situación de crisis

 

Moraleja: los “intocables” empiezan a ser “tocables”: políticos, banqueros, personalidades públicas, etc. Creo que esto es sólo el principio


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *