Parece que otra de las consecuencias de esta crisis económica global es que los errores de las marcas, por pequeños o grandes que sean, se magnifican, se elevan al cubo y producen situaciones de riesgo reputacional de gran calado.

Eso es lo que le parece haber pasado al banco JP Morgan Chase, uno de los mayores del mundo. Hemos conocido que sus acciones han caído un 10%, su presidente ha tenido que pedir perdón tras la tormenta que se ha creado al anunciar un “error” que ha provocado pérdidas por valor de 2.000 millones de dólares.

Por lo que parece, unas operaciones llevadas a cabo por el banco y que hasta ahora no se sabían, han provocado esas pérdidas de 2.000 millones, a parte de la falta de credibilidad y confianza en la marca. Las consecuencias han sido:

1º.- Bajada de la acción casi un 10%

2º.- Descalificación por parte de las agencias de rating

3º.- La apertura de una investigación por parte de la comisión del mercado de valores de los EE.UU.

Sigue siendo sorprendente como un banco del tamaño del JP Morgan cometa errores de este calado, y demuestra una vez más la falta de credibilidad y confianza de los grupos de interés en el sector financiero, al cual la crisis global señala como los grandes “organizadores y culpables” de este desaguisado.

Lo que en otros tiempos se hubiera considerado “un error” sin más, con la actual situación se genera un ruido mediático sin precedentes que castiga muy duramente a la reputación de la marca, en este caso la de JP Morgan Chase Bank así como a la reputación de sus directivos.

Una vez más hay que resaltar que las malas prácticas empresariales si pasan factura y tienen coste económico y coste reputacional.

Veremos a ver como evoluciona esta situación.

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *