Este próximo fin de semana en Grecia se celebran elecciones generales que han de escoger un nuevo parlamento y un nuevo gobierno. Por los últimos sondeos que se han publicado hace unos días, el 49% de los griegos considera que ningún partido político tienen un programa realista para afrontar la crisis y que el 48% de los griegos cree que ninguna formación política presenta un discurso político sincero.

La verdad es que al leer estas cifras he querido reflexionar sobre lo que deben estar pensando los ciudadanos griegos de su clase política. Hace ya casi un par de años hice una reflexión sobre los políticos griegos que llevaron el país a la situación de intervención en la que está ahora. ¿Qué le ha pasado a esa clase política?, ¿ha habido algún tipo de actuación contra ellos por llevar el país a la ruina? Creo y me da la sensación de que no ha pasado nada y de que tampoco pasará nada. Sólo se ha hecho algo contra la clase política en Islandia.

Seguro que el próximo 6 de mayo por la noche, cuando se conozcan los resultados de las elecciones en Grecia, los políticos griegos se lamentarán de 2 cosas: el ato índice de abstención y la “desafección” de los ciudadanos con ellos y también se lamentarán del incremento que han tenido fuerzas políticas de extrema derecha que jamás se habían presentado y que, según lo que dicen las encuestas, podrían obtener entre el 13% y el 16%  de los votos.

No sé cómo son los políticos griegos pero me los puedo imaginar, igual que cualquiera de los lectores. Ya va siendo hora de que los ciudadanos empecemos a ser conscientes de la clase política que nos gobierna porque llevamos casi 5 años desde que empezó la crisis en EE.UU. con el tema de las hipotecas subprime y resulta que las previsiones para España son de un año 2012 muy negro y algo de esperanza para el año 2013.

A modo de ejemplo recomiendo la lectura del artículo que refleja lo que se está haciendo en Islandia, respecto a la nueva situación que se creó en el país a raíz de la crisis del 2008. Interesante reflexión.

Por suerte o por desgracia nuestra clase política española es, en parte, responsable de habernos metido en este embrollo y debería ser la responsable de sacarnos de él, lo antes posible y haciendo todo lo posible, con resultados a corto plazo.

Creo que es la única manera que pueden tener de volver a generar confianza y tener credibilidad ante los ciudadanos, para de esta manera poder re-construir su reputación lo antes posible.

No me gustaría estar en la piel de los ciudadanos griegos. Siento rabia por ellos y espero que a nosotros no nos toque vivir una situación como las que están viviendo ellos. Pero a su clase política no les pasa nada¡¡¡

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *