Esto empieza a ser escandaloso: los sueldos de los directivos de bancos o cajas intervenidas vuelven a ser noticia en los medios de comunicación y en esta ocasión “le toca” a la caja de ahorros Unnim, resultante de la fusión de tres cajas de ahorros, y que está intervenida por el Banco de España para que no se hundiera, con una aportación de casi 1.000 millones de euros de dinero público, y que en los nueve primeros meses del año 2011 perdió “solo” 107 millones de euros.

Después de los casos vividos por la Bankia, Caixanovagalicia, CAM, Caja Castilla La Mancha y más recientemente Caixa Penedes, ya hice mención en su momento creyendo que no se volverían a ver situaciones como esas, pero ahora resulta que 6 ex directivos de esa caja de ahorros se embolsan 8 millones de euros en planes de pensiones para cuando se jubilen. Lo sorprendente de este nuevo caso es que esos 6 exdirectivos, que se fueron de la entidad entre marzo y julio del año pasado, formaban parte del comité de dirección y además eran conscientes de la delicada situación financiera de su entidad y probablemente conocían lo que el Banco de España iba a hacer con la entidad: intervenirla.

Por eso me pregunto: ¿es ética una situación de este tipo?, ¿tiene que ser normal este tipo de actuaciones?.

Mientras una entidad sea privada, que las cajas de ahorros no son ya que no existe junta general de accionistas, lo podría llegar a entender, pero en este caso se me hace muy difícil, y creo que a la inmensa mayoría de ciudadanos también que están sufriendo esta crisis tan profunda tampoco y menos aun cuando ves que estas entidades financieras han cortado “de raíz” el crédito a las pymes con la excusa de la crisis.

A raíz de esta información, salieron unas declaraciones del portavoz del gobierno de la Generalitat de Catalunya afirmando que “era muy chocante” que directivos de entidades financieras intervenidas por el Banco de España ´con los impuestos de los ciudadanos “continúen cobrando lo que cobran” cuando el sector público está sufriendo unos recortes durísimos.

Por otro lado hemos visto que, por primera vez, la oficina antifraude de Catalunya va a abrir una investigación para conocer si es compatible esta aportación de 8 millones de euros con la inyección de fondos públicos.

No es la primera vez que lo expreso aquí con otros casos del sector financiero que han salido a la luz pública y por lo que veo no será la última tampoco, pero puedo argumentar que no creo que sea “compatible” y sobretodo ético, ni moral y me parecen unas malas prácticas que se deberían acabar cuanto antes si verdaderamente el sector financiero quiere recuperar parte de su credibilidad perdida, es decir, si está dispuesta a re-construir su reputación, pero por lo que estoy leyendo últimamente cada vez me parece que tienen menos interés en hacerlo.

Después que no se queje el sector financiero si su confianza, credibilidad y reputación ante los ciudadanos está por los suelos.

A ver como acaba la investigación abierta, pero vuelvo a ser pesimista sobre el resultado final. Es una pena.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *