No sé si es por convicción propia o por presión social externa que hemos visto últimamente, pero parece que algo se está moviendo en algún partido político que quiere recuperar parte del crédito perdido en cuanto a reputación se refiere.

Es el caso del partido popular, que según hemos sabido, tiene intención de aprobar en su próximo congreso un protocolo interno, le llaman “carta de compromisos”, que pretender ser un manual de lo que debe seguir cualquier militante de este partido político. Entre otros aspectos esta “carta de compromisos”, tiene previsto cesar a quien tenga un proceso judicial que dañe la imagen del partido. Se trata de “disposiciones de carácter ético y deontológico” que se deben comprometer quien acceda a un cargo público, para así tratar de evitar “comportamientos indeseables”.

Me imagino que en el caso del partido popular que ahora está al frente de gobernar el país, no ha salido muy bien parado del asunto Gürtel por el cual se juzga al expresidente de la comunidad valencia, Francisco Camps, cuyo veredicto hemos conocido recientemente declarándolo inocente por 5 votos contra 4.

Hemos asistido las últimas semanas a ver imágenes de dicho juicio y la verdad es que escuchar lo que se ha escuchado a través de las grabaciones interceptadas me han parecido que dicen bastante poco de la reputación de nuestra clase política.

Ya va siendo hora de que nuestra clase política empiece a hacer gestos valientes y en firme, no solo protocolos de actuación, para recuperar la reputación perdida ante los ciudadanos.

Lo que quiere aprobar el partido popular es un primer paso para atajar malas prácticas. Adelante, no me parece mal para reconstruir la reputación de la clase política, pero lo más interesante de todo es aplicar lo que se ha aprobado y cumplirlo a rajatabla para así demostrar a los ciudadanos que se quiere cumplir con lo prometido y no dejar ningún atisbo de duda para atajar de cuajo cualquier irresponsabilidad política que ponga en tela de juicio su reputación.

Adelante con esta iniciativa, más vale tarde que nunca, pero lo importante es aplicarla a las primeras de cambio.

Espero que dicho protocolo sirva también para la gente de Izquierda Unida en el caso de su secretario de organización.

Como siempre, esperaremos acontecimientos



One Comment

  1. Posted 31 Enero, 2012 at 10:03 | Permalink

    Es cierto que nuestra clase política necesita una regeneración de imagen, pero no solo estética, sino completa, y de dentro hacia afuera, de verdad. Estos protocolos están muy bien, pero deben cumplirse y hacerse saber. Sólo se puede predicar con el ejemplo, para tener credibilidad.
    No obstante, dentro de esa regeneración de imagen, quienes están llevando el mayor peso no son los grandes, sino los pequeños partidos, como Ciudadanos (C’s), que lleva EN SUS ESTATUTOS (que no en un simple protocolo) estas normas éticas que ahora quiere protocolizar el PP. Eso sí que es predicar con el ejemplo. Lástima que los pequeños no tengan el eco mediático de los grandes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *