A veces sorprende leer noticias como estas: “Zara pagará 1,4 millones de € en Brasil tras las denuncias de esclavitud en proveedores”.

Según parece Inditex ha pactado con el Ministerio de Trabajo de Brasil una indemnización de 1,4 millones de € para “redimir” a la compañía por trabajar con proveedores que utilizan mano de obra “en condiciones análogas de esclavitud”, proveniente de talleres de fabricación en Bolivia y Perú.

Dicha indemnización servirá para iniciar unos programas de capacitación de personal en talleres de costura que han de dignificar la labor de los trabajadores del sector textil.

Es llamativo un tipo de noticia de este alcance en una empresa como Inditex, pero creo que tiene las 2 caras de una moneda: debe ser complicado para una empresa como Inditex “controlar” toda la cadena de producción de prendas de vestir con la cantidad de proveedores y subcontratas que utiliza para producir los millones de prendas que produce cada mes. Pero es igual de sorprendente que tipo de controles utiliza la compañía para poder controlar todo este tipo de producción. Me imaginaba que en la política de construcción de su reputación, Inditex utiliza y supervisa con un equipo de trabajo, la cadena de producción, pero por lo leído en esta noticia parece que no lo hacía con la suficiente energía o profundidad.

No tenemos que mirar mucho tiempo agrás para encontrarnos un caso similar que comportó muchos problemas a otra multinacional del textil, como fue el caso de Nike a finales de la década de los años ’90. Le costó mucho esfuerzo y dinero a Nike recuperar parte de su credibilidad y volver a generar confianza en el consumidor, después de los escándalos de trabajo infantil en el sudeste asiático.

Ha pasado tiempo desde entonces, pero creo que se debió aprender de esa lección para que Inditex no vuelva a caer en el mismo error. Creo que n cometerá dio error, pero Inditex debería profundizar mucho más en este tipo de aspectos de su reputación para no verse salpicada como se vio Nike hace unos años.

El proceso de construcción de la reputación es lento, muy lento, pero el proceso contrario, el de la destrucción de la reputación es extremadamente rápido.

Veremos como actúa una compañía como Inditex en este proceso de re-construcción de reputación y transparencia para solucionar este tema, cuando precisamente no es una compañía que se caracterice en especial por su transparencia en lo que a comunicación se refiere.

¿Será Inditex la Nike de finales de los años ’90? Solo está en sus manos evitarlo.

Esperaremos próximos acontecimientos.


One Trackback

  1. […] (reputacionmarca, 2011c). Retrieved 16/04/2012 from: http://www.reputaciondemarca.com/2011/12/una-crisis-de-reputacion-para-inditex-el-caso-de-brasil.htm… […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *