Si, aunque parezca mentira, he decidido titular este post de esta manera como homenaje a la polvareda que ha despertado esta semana un estudio presentado por la Organización de Consumidores y Usuarios de España, OCU, sobre las diferencias de calidad de leche que existen en el mercado español y analizando 47 marcas de leche que se encuentran en cualquier lineal de cualquier superficie comercial de nuestro país.

De dicho informe, la OCU desaconseja al consumidor español que no compre 10 de esas marcas.

A raíz de la publicación del informe se ha montado un revuelo por que se puesto en entredicho la reputación del sector lácteo, ya que entre otras cosas dicho estudio explica que la calidad de la leche analizada es peor que la analizada hace 10 años y eso ha sulfurado a la patronal del sector, Fenil, que ha cuestionado el informe y a la OCU, por según dice la patronal,  “no se sabe en función de que criterios o pruebas han realizado sus afirmaciones”. Curiosamente si visitas la web de la OCU nos encontramos un link donde explican detalladamente cómo se hace el estudio que han presentado y en base a qué criterios han seguido para hacerlo.

En toda esta “guerra comercial” ha salido también el Ministerio de Medio Ambiente para garantizar el rigor del sector lácteo español en la aplicación de la normativa por la “garantía de calidad y seguridad” de dichos productos.

Ante toda esta avalancha de informaciones que hemos ido leyendo sobre el tema me quedo un poco sorprendido y aturdido por que ya no sé a quién  creerme en esta historia, si es que me he de creer a alguna de las partes.

Creo que una organización del “calibre” de la OCU me hace dudar que se pueda jugar su reputación, ganada durante tanto tiempo, emitiendo un estudio sin ningún tipo de fundamento. Me sorprendería mucho que no fuera así.

Por otro lado, el sector lácteo no creo que haya sido un sector muy castigado en su reputación, por lo que tampoco veo que se quiera jugar su reputación en un tema tan sensible como la calidad en aspectos alimentarios.

La verdad es que algo se ha movido y me imagino que el consumidor, que de tonto no tiene ni un pelo, habrá sacado sus propias conclusiones sobre la reputación de las marcas de leche y tal vez haya decidido o decidirá renovar o no su confianza como comprador de una marca de leche u otra.

Creo que situaciones como las que hemos vivido en este caso de la leche deberían hacer reflexionar a más de uno, a la hora de saber afrontar situaciones de crisis reputacional. Para afrontar y atajar una situación de crisis hay que estar preparado y me da la sensación de que en este caso alguno no tenía nada preparado: por esto he leído las declaraciones que he leído.

En fin que veremos como acaba esta historia, ya que la patronal ha anunciado que tomará medidas legales contra la OCU. Está muy bien defenderte, pero has de estar preparado para afrontar las situaciones.

Por cierto, si alguien quiere ver un magnífico gráfico con la valoración de las 47 marcas lo puede hacer en este gráfico que publicó El Mundo.

 


One Trackback

  1. […] se suele atacar siempre en lugar de tomar una estrategia diferente. Ocurrió lo mismo con otro estudio del 2011 que publicó la OCU sobre la calidad de la leche en España, que levantó ampollas, críticas y mucho ruido y que incluso la propia industria de la […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *