En las 2 últimas semanas se ha levantado bastante “polvareda” por la falta de “ética” de algunos miembros del parlamento europeo. Además tenemos que sumarle el tema de los viajes en primera clase, que no voy a comentar.

Creo que actitudes como las que reflejan estos días los medios de comunicación ayudan muy poco a construir la reputación de la clase política. Volvemos a caer en la famosa frase que siempre dicen nuestros políticos: la “desafección” de los ciudadanos hacia la política. Yo creo, como ya he expresado alguna que otra vez, que lo que existe no es desafección política, lo que verdaderamente existe es desafección a los partidos políticos, y eso los políticos no lo entienden o no lo quieren entender

La reputación de la clase política se la tienen que construir ellos solitos y a través de sus actuaciones somos los ciudadanos los que nos construimos la imagen sobre ellos.

La verdad es que leyendo el artículo publicado en La Vanguardia me sorprende que ahora, después de los últimos escándalos, la Eurocámara quiere revisar su código ético interno para hacerlo más estricto. Me parece increíble, por ejemplo, que un eurodiputado pueda tener un 2º empleo. Según la normativa actual del Parlamento Europeo “no hay normas” por las que un eurodiputado gane dinero con otros empleos, como por ejemplo siendo abogado que tienen su propio bufete o trabajando como directivo de una compañía. ¡Es alucinante! Ahora cuando se ha visto las orejas del lobo, el parlamento europeo quiere reestructurar su código ético interno.

Ya sé que más vale tarde que nunca, pero da una sensación de “choriceo” y “mangoneo” con patente de corso que es difícilmente justificable ante los ciudadanos, y más con la situación de crisis galopante que estamos viviendo.

Por cierto, también se critica la función de los lobbyes pero éstos han existido, existen y existirán de por vida para defender los intereses empresariales ante cualquier poder legislativo del mundo.

Otra cosa es cómo o hacen, pero no es tema de este post.

 


One Comment

  1. Posted 13 abril, 2011 at 18:22 | Permalink

    Carlos, estoy totalmente de acuerdo, como persona, como ciudadano, y sobre todo como político. Muy bueno tu artículo, coincide con lo que algunos políticos (pocos) y muchos ciudadanos pensamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *