¿Qué os parece una marca de alimentación que tiene actualmente una cuota de mercado del 60% en supermercados y del 90% en hostelería?

¿Qué os parece una marca que tiene actualmente una reputación de marca ante el consumidor notablemente alta?

Pues bien esta marca sería el sueño de cualquier accionista, directivo o responsable de marketing de nuestro país. Por cierto, esta marca existe¡¡¡

A continuación otra pregunta: ¿pueden los gestores de una marca, con sus acciones, llevar a la ruina a esa marca?. Espero y deseo que no sea así pero me da la sensación de que en este caso tiene  todos los números para desparecer una marca que tiene 80 años y que ha sido capaz de “sobrevivir” a todo, incluso a la guerra civil española.

Pues bien estoy hablando de Cacaolat: una marca conocida y reconocida desde hace varias generaciones, de la cual, además me considero “fan” (concepto tan de moda impuesto por Facebook)

Por lo que estoy leyendo en los medios de comunicación últimamente, parece que puede ser una marca que pueda llegar a desaparecer del mercado. Me parece increíble: cuanto tiempo se necesita para construir y consolidar la reputación de una marca y el poco tiempo que se necesita para que ésta desaparezca.

En este caso no ha sido la crisis económica o una falta de consumo u otra causa la que puede provocar la desaparición de  esta marca. En este caso se trata de malas prácticas empresariales desarrolladas por sus gestores: la famosa compañía Nueva Rumasa del no menos famosos empresario Jose María Ruiz Mateos y familia.

La situación económica generada por este conglomerado de empresas ha sido la que ha llevado a la crisis a una marca tan emblemática como Cacaolat.

Por lo que he podido leer hasta hora de lo publicado todo parece indicar que las malas prácticas llevadas a cabo por la familia Ruiz Mateos, en cuanto a gestión empresarial, ha desencadenado una crisis en todas las empresas del grupo, incluida por supuesto Cacaolat.

Parece además que estas malas prácticas se han extendido durante bastante tiempo y son la causa principal de la no posible continuidad de la marca de batidos de chocolate.

Es una lástima y espero que las próximas generaciones puedan disfrutar de tomarse un Cacaolat como yo lo hice y lo hago habitualmente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *