En estas últimas semanas he ido leyendo, por casualidad, ciertas informaciones sobre actuaciones judiciales en contra de los servicios de sanidad de España. Muchas actuaciones judiciales son por malas prácticas médicas que han llevado a los familiares del enfermo o fallecido a demandar ante los tribunales a los médicos por no haber hecho bien su trabajo.

Hasta ahora no me había planteado esta cuestión pero leyendo esta otra noticia se me pusieron los pelos de punta: el Servicio Canario de Salud ha pagado 14 millones de € debido a 111 sentencias judiciales, desde el año 2007 al 2010.Según se puede leer en la noticia no todas las sentencias son en firme ni se derivan todas ellas de malas praxis. Algunas se derivan por falta de prestación de un servicio.

Estos datos sólo corresponden a Canarias. Si España está compuesta de 17 comunidades autónomas (o gobiernos regionales) y cada uno de ellos ha tenido que hacer frente al mismo gasto durante el mismo período, me sale una cifra total de 238 millones de €.

Ya sé que es una simulación lo que estoy haciendo pero como que ese dinero sale de los impuestos de todos los españoles, creo que sería ya la hora de plantearse un a estrategia de recuperación de la reputación y la confianza en el sector sanitario para evitar malas prácticas que conlleven estos “extras” tan altos.

Ahora, me imagino que con la excusa de la crisis y los recortes dirán que nos es posible mejorar, pero quiero recordar que los 238 millones de € se han “gastado” desde el 2007 al 2010, es decir, en pasado.

La sanidad no debe ser un ámbito o sector empresarial ajeno a las reglas de mercado “empresarial” y se debería poner mejoras para minimizar esas “mañas prácticas” que tanto castigan a las arcas presupuestarias como a la reputación del sector sanitario.

Estaría bien que empezaran por creérselo, por trabajar un proyecto de construcción de reputación que llevara aparejado, por ejemplo, códigos de buen gobierno corporativo, protocolos de trabajo más modernos y eficientes para evitar esas malas prácticas.

No sé si va a servir de algo, pero por lo menos, mejorarían su imagen ante los ciudadanos y no nos costaría tanto dinero.

Invertir en construir la reputación de una marca SI ES RENTABLE, NO ES UN GASTO.

 


One Comment

  1. Posted 14 Abril, 2011 at 18:28 | Permalink

    Mejorar la imagen está bien, muy bien incluso, pero además hay que mejorar los procesos. La calidad de los servicios prestados es lo primero que hay que mejorar, que no se queden pacientes sin atender, que se les trate adecuadamente y en plazo, y después, que se sepa.
    La vieja frase de “la mujer del cesar no solo debe ser honrada sino parecerlo” se compone de dos partes: ser y parecer, ambas necesarias.
    Un saludo,
    Luis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *