¿Cuántas marcas tienen 30 años de vida?

¿Puede morir una marca que tiene 30 años de vida?

Pues parece que si

Unio Mallorquina es, o mejor dicho era hasta hace 15 días un partido político creado hace 30 años y que se presentaba regularmente a las

elecciones en las islas Baleares (España)

Hace unos días el consejo político de Unio Mallorquina ha decidido disolver el partido y crear una nuevo. Hasta aquí podríamos decir que no hay nada raro (¿??), pero lo que más sorprende una vez buscas en google, por ejemplo, noticias sobre dicha formación política es que este partido ha estado en el “ojo del huracán” en los últimos meses por múltiples casos de corrupción. Muchas son “presuntas irregularidades” pero si la memoria no me falla creo que hay en prisión algún que otro directivo que está o ha estado ya en la cárcel y creo que alguno otro ha estado inhabilitado para ejercer cargo público.

Parece ser que los gestores actuales de Unió Mallorquina han decidido “matar la marca” y abrir una nueva, en este caso “Convergencia por Baleares” ya que no quieren que los que eran honrados en Unio Mallorquina se les siga tachando de “corruptos” cuando según ellos no lo son, y por eso han creado este partido nuevo.

La verdad es que me he quedado un poco perplejo antes estas afirmaciones por que parecen que como que es una “marca mala” y “no querida” por el mercado, mejor matarla y crear una de nueva.

No conozco a nadie de ese partido político pero creo que han hecho un flaco favor a la construcción de la reputación de la clase política. Parece que en nuestro país no aprendemos y todo sigue igual.

Los partidos políticos deben enderezar su rumbo, en general, para conseguir que la “desafección” como ellos llaman al pasotismo de los ciudadanos no les afecte más, pero son ellos los que con este tipo de prácticas creo que no están haciendo bien las cosas.

Hace mucho tiempo una persona muy querida por mi me hizo esta reflexión al preguntarme por mi “afección o desafección política”: No Carlos, me dijo, tu no eres apolítico, tu eres apartidista, y creo que es una muy buena reflexión. Me interesa como a muchos ciudadanos la política pero cada vez nos interesan menos los partidos políticos

En fin que como digo en estos casos, no creo que éste sea el último caso que veamos, por desgracia.

¿Os acordáis de aquel refrán?: “muerto el perro muerta la rabia”. ¿Es aplicable también en este caso?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *