Hace una semana reabrió sus puertas el único parque de atracciones que queda en la ciudad de Barcelona: el parque del Tibidabo.

Este parque abre una nueva etapa con un reto muy importante por delante: recuperar la reputación perdida hace unos meses después de sufrir un accidente en una atracción que costó la vida de una joven y heridas de gravedad a otros tres.

¿se paga una crisis reputacional?, ¿pasa factura a la marca?. No hay datos concretos o fiables al 100% en el caso del parque de atracciones del Tibidabo pero la temporada 2010 se cerró con un 34% menos de visitantes. Podemos decir que fue culpa de la crisis económica pero creo que parte de ese porcentaje de pérdida de clientes se debió a la crisis provocada por el accidente de la atracción.

¿qué se puede hacer en una crisis como ésta?. Creo que sólo hay una solución: apostar por la seguridad como estrategia de marca y luego comunicarlo a tus stakeholders para intentar recuperar la confianza en la marca. Eso es lo que han hecho los gestores del Tibidabo: durante el tiempo que ha estado cerrado el parque por vacaciones ha encargado al Colegio de Ingenieros que revise y certifique la “absoluta seguridad” de todas las atracciones.

Esta reflexión sobre la seguridad absoluta actual puede poner en entredicho cual era la política de revisión de atracciones hasta ahora. Además los escenarios de una post crisis, en este tipo de situaciones, nos suele llevar a los juzgados: en los próximos días el juez instructor recibirá el informe pericial sobre las causas del accidente y decidirá entonces imputar o no a los gestores del parque y/o a los fabricantes de la atracción que se cayó.

Es entonces también cuando se deberá defender al máximo la comunicación de lo que pasó para poder esclarecer los hechos y que la opinión pública conozca la verdad sobre una fatal tarde de verano del 2010.

Creo que en situaciones como estas, en función de cómo se comunique la seguridad del parque de atracciones será capaz de atraer a antiguos y a nuevos clientes para que disfruten del parque de atracciones.

En realidad, los gestores del parque han acudido a un tercero, en este caso el Colegio de Ingenieros, para que una entidad independiente certifique esa seguridad y transmita la máxima confianza a los clientes.

Solo el tiempo será el responsable de decirnos si la estrategia seguida por los gestores del parque de atracciones ha dado resultado.

Desde aquí, creo que se han hecho las cosas bien. Ahora solo faltará ver cómo se solucionará el problema judicial del accidente del año pasado.


One Comment

  1. Posted 15 Marzo, 2011 at 17:46 | Permalink

    Solucionar una crisis funcional es sencillo: Arreglas las deficiencias que tenías hasta ahora.

    Solucionar la crisis comunicacional es otro asunto:
    Has de hacer saber que la crisis funcional se ha solventado.

    Es la unión entre: “saber hacer” y “saber hacer saber”, la clave del éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *