¿Pueden convivir una industria química al lado de la industria turística?. Esta pregunta, según a quien se le pregunte, tendrá una respuesta u otra.
Me refiero a ello después de los últimos capítulos que sobre vertidos al mar ha protagonizado la compañía petrolera Repsol en la zona de Tarragona, donde coexisten desde hace muchos años, el polígono petroquímico más importante del sur de Europa con uno de los ejes turísticos más importantes de Catalunya.
Últimamente las tensiones entre ambos sectores se han venido deteriorando desde el otoño del 2010, ya que en solo 3 meses se han producido 3 accidentes menores que han provocado vertidos de crudo al mar, con el consiguiente enojo por parte de la industria turística para que no se vea afectada la reputación turística de la zona.
Estas situaciones, como todo en la vida, si no se atajan pronto son como una manzana que se va pudriendo. La gente de Repsol, que creo que saben cual es el coste de una mala reputación para su marca, no han dejado pasar el tiempo para, como mínimo, sentarse a hablar con los grupos de interés más importantes de la zona e intentar evitar consecuencias mayores para ambos.
En este caso, además, quien ha decidido afrontar la situación en primera persona ha sido el propio presidente de la compañía, el Sr. Antoni Brufau.
Como mínimo, creo que este gesto y esta decisión se quiere dar la máxima importancia al tema y sobretodo me parece un ejercicio de responsabilidad y construcción de la reputación de la marca de primer orden y magnitud, para evitar que se pueda deteriorar la relación de la compañía con los principales stakeholders.
Creo que el ejercicio de “escucha activa” que se ha hecho es digno de mencionar. Además hay que aportar soluciones y eso es lo que ha hecho Repsol, aportando 180 millones de euros para mejorar la seguridad en Tarragona.
Ojalá se extendiera esta práctica a otras marcas. Saldría más barato construir la reputación de esta manera que gastándose millones de euros en campañas publicitarias en las que no creemos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *