Hace unos días pudimos leer que el juzgado nº 5 de lo mercantil de Barcelona ha condenado a la empresa Naturhouse por publicidad ilícita de una campaña publicitaria por considerar que incumple la normativa específica relativa a los productos de “pretendida finalidad sanitaria, dietética y de adelgazamiento”.
Me sorprende de nuevo que marcas del tamaño y reputación, en este caso, de Naturhouse se vea involucrada en aspectos jurídicos como este. Parece extraño y sorprendente ya que no debe ser la primera campaña de publicidad que hacen en la historia de la marca.
Como siempre en estos casos la empresa culpará a la agencia/consultora de publicidad que ha hecho la campaña y la agencia/consultora dirá que la decisión final la tomo la marca..
Independientemente de quien tenga la razón o la culpa, creo que situaciones como éstas no se pueden dar en marcas de esta “calibre” y ello se podría evitar teniendo una estrategia clara en cuanto a gobierno corporativo de compañía o por ejemplo a través de códigos de actuación empresarial o de buenas prácticas. Son elementos sencillo de llevar a cabo que lo que hacen es “enmarcar y conjugar” las reglas de juego de mercado que cada marca quiere o desea jugar, para luego transmitirlo a todos los stakeholders de la marca.
Seguro que de esta manera no se cometerían errores como estos, que tal vez no fueron intencionados en su origen pero que acaban acarreando crisis de reputación, en este caso para una marca como Naturhouse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *