Anoche tuve un sueño:
Un buen amigo mío me pidió que le ayudara a promocionar un producto. Me dijo que le gustaría invitar a una celebrity de altísimo nivel para dar mayor notoriedad mediática a la presentación de dicho producto (al producto le faltan acabar ciertos retoques para que se pueda consumir plenamente sin problemas). Le dije que me parecía una muy buena idea y si había pensado en alguien: me dijo que tenía varios nombres en la cabeza y me los dijo. Eran una pasada esos nombres y no se si podría llegar a pagarlo.
Me contestó que pediría dinero a su entorno más cercano para poder hacer cargo de los gastos ocasionados, que hablaría también con alguna administración pública para ver si le podrían ayudar con alguna subvención (aunque los fondos están bastante escasos. Que si no le ponían dinero que le ayudaran en “especies”).
También me contó que pactaría con la celebrity que de los beneficios que genere el lanzamiento del nuevo producto se los podrían repartir a medias (por poner una negociación inicial encima de la mesa) durante los próximos 5 años. La teoría de este amigo mío es que prefiere el 20% de cien que el 0% de millones).
Me pareció una idea genial ya que de esta manera podríamos invitar a más de 6.000 personas a la presentación y montar pantallas de vídeo fuera de la presentación para que más de 35.000 lo pudieran ver. También podríamos invitar a 2.000 periodistas para que se hicieran el eco mediático que necesitamos para el lanzamiento de nuestro producto.
Le dije que creía que el éxito estaría garantizado y que el lanzamiento del producto se recordará durante mucho tiempo.
De repente ha sonado el despertador y me he dado cuenta de la similitud entre lo que mi amigo quiere montar y la reciente visitas del Papa a Barcelona.
Por suerte era un sueño y todo parecido con la realidad es pura coincidencia.

P.D.: Esta mañana han visitado 3.000 personas la nueva basílica d ela Sagrada Familia y según han dicho en los informativos, se tenían que pagar 12 euros para visitarla.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *