Ayer tuvimos conocimiento del aterrizaje de emergencia que debió hacer un Airbus A380 de la compañía QANTAS debido a la explosión y desprendimiento de una parte de un motor del aparato. Hasta aquí se siguieron, me imagino, los protocolos de actuación para este tipo de situaciones que los pilotos profesionales aplican.
Leyendo la prensa del día de hoy veo como el incidente de este tipo hace temer a Airbus que su prestigio y sus posibilidades de negocio de futuro se resientan. Sin ir más lejos la cotización de la compañía, en algunas bolsas europeas, sufrió algunas “turbulencias”
Según se nos dijo, QANTAS ha decidido dejar los aviones de este tipo “en tierra” para su revisión y este mediodía hemos sabido que Singapore Airlines ha hecho lo mismo.
La capacidad de reacción de una compañía ante este tipo de situaciones ha de ser vital para poder afrontar con garantías de éxito el futuro más inmediato.
Pues bien entrando en la web del fabricante del avión se pueden ver dos declaraciones, en este caso breves, fechadas a 4 y 5 de noviembre sobre el tema del incidente de QANTAS.
Para poder recuperar cuanto antes la reputación/prestigio perdido se han de tomar medidas: explicar lo que ha ocurrido y explicar las medidas que se toman para que no vuelva a ocurrir un incidente como este. Hay que tener valentía y rapidez para hacerlo.
Por cierto, una curiosidad: ¿qué hubiera pasado si el pasajero que grabó el aterrizaje forzoso del avión, desde dentro, no lo hubiera colgado en youtube y así no lo hubiéramos visto en todos los informativos?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *