Otra vez estamos de nuevo ante un posible caso de corrupción. El tema: el de siempre: Urbanismo. En esta ocasión; Ayuntamiento de Murcia.
Según hemos podido saber esta semana «El juez imputa por corrupción a la plana mayor del urbanismo en Murcia» y «El fiscal investiga los delitos de malversación de caudales públicos, blanqueo de capitales, cohecho y negociaciones prohibidas a funcionarios. Según un informe de la Intervención General del Estado, el perjuicio por las recalificaciones a la baja del Ayuntamiento de Murcia en la zona norte ascendería a unos 300 millones de euros.»
Creo que actuaciones como éstas, y ya llevamos bastantes «a nuestras espaldas», no ayudan en nada a construir la reputación de un país y de una clase política. Los ciudadanos estamos empezando a cansarnos de ver como una vez y otra, se realizan actuaciones, previsiblemente delictivas, ante nuestras narices.
Después, la clase política se lamenta de que entre los ciudadanos y ellos existe «desafección». Pues bien, noticias como estas son las que producen un grave distanciamiento entre la clase política y los ciudadanos.
El próximo 28 de noviembre hay elecciones autonómicas en Catalunya. En función de los resultados, es decir de la gente que vaya a votar, podremos escuchar a nuestros políticos decir que hay que reflexionar e investigar por que la gente no va a votar.
Pues bien, algunos «listos» del Ayuntamiento de Murcia y otros más, son claras respuestas a por qué los ciudadanos cada día están más «desafectos» de la clase política y por eso no van a votar.
¿Cuando se acabará dicho «mangoneo»?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *