Existe un pueblo muy conocido en la provincia de Almeria (España) que se llama El Ejido. Es muy conocido por ser uno de los pueblos con más invernaderos de España y por ser conocido en toda Europa por producir muchísimos productos agrícolas durante todo el año que se exportan a toda Europa. Hasta aquí nada de importante.
Por lo que también es conocido es por su alcalde, el Sr. Juan Enciso, “el chato”. Hace unos días pudimos leer un artículo en El País donde se puede leer el “regreso del alcalde” después de haber permanecido durante 229 días en la cárcel y conseguir su libertad provisional a cambio de depositar 300.000€. Hasta aquí si que hay algo de importante: la justicia española le acusa de haber malversado unos 170 millones de euros a las arcas municipales.
Es muy difícil de explicar a la población, por parte de la clase política, que los políticos son personas honradas. Es difícil que los políticos se construyan una buena reputación ante los ciudadanos si nos encontramos ante situaciones como éstas. ¡¡¡Es muy difícil de entender!!!.
No tengo el placer de conocer al Sr. Alcalde ni las situaciones que lo envuelven en este posible caso de corrupción, pero flaco favor hace el alcalde de El Ejido a la regeneración o renovación de la construcción de la reputación de la clase política que tantas muestras de debilidad nos está dando en este último año.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *