El fin de semana pasado salió publicado en el El País Semanal, el suplemento que se adjunta al ejemplar del El País, un artículo muy interesante sobre la orden de los Legionarios de Cristo.Dicha orden ha estado envuelta hace muy poco tiempo en una situación de crisis muy profunda al descubrirse que su líder y fundador, el Padre Maciel, no parecía un hombre tan respetuoso como parecía. No he seguido muy intensamente dicha situación de crisis, y como siempre, tampoco voy a valorar a dicha institución. Lo único que quiero dejar constancia es que para construir la reputación de una organización, sobretodo después de sufrir una situación de crisis como la que dicha organización ha vivido, solo queda una estrategia de máxima transparencia sobre la mismas, para intentar, por lo menos, convencer a sus grupos de interés de que la situación está cambiando y que se están tomando todas las medidas necesarias para subsanar dicha situación.
Esta es la sensación que me dio la lectura de dicho interesantísimo artículo, independientemente de las creencias de cada uno, pero creo que han sido bien asesorados y han permitido a un periodista y a un fotógrafo recoger impresiones de dentro de la organización para intentar ejecer una labor de transparencia, valor por el cual esta organización no se ha lucido en los tiempos en los que ejercía su influencia el fundador de la misma.
Podrá gustar o no la organización, pero hay que reconocer que han hecho un paso muy importante para explicar a la sociedad quien son y, que hacen y cuales son sus principios renovados, después de vivir una fuerte situación de crisis.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *