Hace unos días asistí al acto de Graduación de los Masters Oficiales de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona ya que tenía que recoger mi título de Master en Estudios de Comunicación Social, antiguo curso de Doctorado, que he cursado los 2 últimos años en dicha Universidad. La verdad es que nunca había asistido a un evento de estas características, pero en esta ocasión, trastoqué mi agenda para poder hacerlo. Son actos muy académicos por filosofía pero de todo ello quiero resaltar unas palabras del discurso que dirigió el Rector de la UPF, el Sr. Josep Juan Moreso a todos los asistentes, en especial a los recién titulados y que creo que enlazan perfectamente con la temática de mi blog:
“Detrás de cualquier intercambio económico hay una institución humana más básica: la promesa, y la promesa está fundamentada en la confianza que el otro cumplirá la su parte”.
“Vuestro talento es también patrimonio común, y tendréis que ser capaces de ponerlo al servicio de la sociedad global de la cual formáis parte. Será responsabilidad vuestra construir un mundo global mejor que lo que encontrasteis, un mundo donde la dignidad de todos los seres humanos sea honrada y respetada, un mundo donde haya real igualdad de oportunidades para todos, uno mundo donde la confianza no se vea nunca defraudada”.
Al final de su discurso quiso citar a Cicerón con la frase que titulo este post: “Como escribió Cicerón: la confianza se fundamenta en la justicia y la honradez de las personas”.
Creo que dichas palabras son de una actualidad MÁS QUE RABIANTE y me pareció muy acertado por parte del rector que incluyera, en esta caso una cita de Cicerón, para acabar su discurso que iba dirigido a una nueva generación de profesionales que más pronto o más tarde se incorporarán al mercado laboral y en el que deberán aplicar unas nuevas reglas de juego en lo que a valores de mercado se refiere y que creo que es muy positivo que se recuerden desde el ámbito universitario.
Felicidades Sr. Rector po9r recordar a las nuevas generaciones cuales son sus obligaciones morales.
Creo que si aplicáramos más a menudo la cita de Cicerón, entre otros, las cosas nos irían mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *