Hace unas semanas se vivió en los mercados europeos y mundiales el “cataclismo” económico protagonizado por Grecia. A raíz de esa “intervención encubierta” de la UE y el FMI sobre Grecia me surgían las dudas de que les iba a ocurrir los antiguos dirigentes griegos que habían llevado el país hasta prácticamente la ruina económica, no para ellos, por supuesto, sino para los habitantes de Grecia. Han pasado unas semanas desde entonces y por lo que he podido ver, leer y escuchar NO HA PASADO NADA. Es increíble, y cierto, pero no ha pasado nada. ¿no se deberían pedir explicaciones a los gestores políticos que dejaron este “desaguisado”?, ¿qué pasaría si esta situación se diera en la empresa privada?. Dar respuesta a esta pregunt6a es fácil ya que a nivel global hemos tenido ejemplos de lo que les pasa a directivos que no tienen buenas prácticas empresariales: los despiden, otros van a la cárcel y algunos hasta se suicidan.
El fin de semana pasado pudimos ver un “terremoto” financiero como el de Grecia, pero en este caso de otro país de la UE: el caso de Hungría. El viernes el nuevo gobierno húngaro informó de que sus cuentas nacionales estaban tan mal como los griegas. Consecuencia de ello: Hundimiento del euro así como de las bolsas mundiales. Lo divertido del tema es que al día siguiente pudimos leer en los mismos medios de comunicación que se hicieron eco del “desastre” que el gobierno húngaro creía “exagerada” la reacción de la economía.
Mi pregunta es: ¿piensan que los ciudadanos somos tan tontos como hace unos años?, ¿se cree la clase política que nos creemos sus mentiras?, ¿por que no se sientan en el banquillo aquellos dirigientes políticos que han llevados a las economías de sus países a la ruina?
Me encantaría tener respuesta a alguna de estas cuestiones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *