Hace unos días pude leer en La Vanguardia un artículo que me hace sospechar que algunas cosas, en ciertas industrias, todavía no han evolucionado.
El titular decía: “Asesores en gripe de la OMS cobraron de laboratorios, según una revista médica”. La revista médica que lo cita tiene la suficiente reputación como para ser creíble la noticia: se trata de la British Medical Journal. Según ella dos científicos, asesores de la Organización Mundial de la Salud recibieron dinero de GlaxoSmithKline y de Roche para el tema de la gripe (no la gripe A). El Consejo de Europa también aprovechó la situación para criticar a la OMS de exagerar en el caso de la Gripe A, ya que según datos de la Agencia Europea del Medicamento, tres farmacéuticas distribuyeron 179 millones de dosis contra la gripe A de las cuales sólo se ha usado un 20%.
Según la revista británica cierta falta de transparencia de la industria farmacéutica hace que sea casi imposible evitar conflictos de interés entre la industria farmacéutica y el sistema de salud pública.
A ver si de una vez por todas se consigue poner más claridad entre los intereses públicos y privados de ciertos sectores que bordean siempre un estado de permanente “tela de juicio” ante la opinión pública.
Tienen sin embargo una gran oportunidad de darle la vuelta a esta situación y ser capaces de construir una reputación diferente acorde con lo que,seguro, muchos profesionales que trabajan en dicho sector están deseando de hacer.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *