Lo peor que le puede pasar a un político es que la crisis de un tercero le afecte a él. Y eso, me parece que es lo que no quiere que le ocurra al Sr. Barack Obama por lo que se desprende de sus últimas declaraciones. El fin de semana pasado le preguntaron, antes de realizar su tercera visita en 8 días a Lousiana, si estaba enfadado. Él respondió: “Estoy furioso”. Recordó también a BP cuales eran sus obligaciones morales de pagar compensaciones. Hemos sabido, de momento, que la “broma” le ha costado ya a BP 1.700 millones de $. ¿Es eso mucho dinero, cuando la compañía espera alcanzar unos resultados de 10.500 millones de $ en el segundo cuarto del año?.
No se si la mejor manera de empezar a superar una crisis de reputación pasa por gastarse 50 millones de dólares en una campaña publicitaria: eso es lo que acaba de hacer BP, me imagino que para empezar a lavar su imagen. ¡¡¡¡Me gustaría saber cuanto dinero se ha gastado ya en asesores de imagen!!!!. Creo que esta cifra no se sabrá nunca


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *