Hace unos días estuvo el mismísimo Bill Gates en Barcelona. Durante su estancia leí una entrevista que publicaba La Vanguradia cuyo titular me llamó mucho la atención: “Donar dinero es más enriquecedor que quedárselo“. Me parece un gran titular, sobretodo viniendo de quien viene, ya que estoy convencido que el dinero “se le cae de los bolsillos”. Mi reflexión en este post va un poco más allá de este titular que comparto, por supuesto. Creo que es muy importante hoy en día, para la supervivencia de las ONG que empiecen a depender menos de las subvenciones oficiales y dependan más de donaciones privadas. A éstos, a los donantes privados, les pediría una cosa diferente de la que dice el Sr. Gates: No es cuestión de dar dinero a las ONG y “a ver que hacen”. Les animaría a que NO SÓLO DEN DINERO, que se impliquen en el proyecto, que destinen tiempo y recursos para hacer un seguimiento del proyecto, que exijan seriedad al proyecto en el que invierten.
Creo que esa es la única manera de generar credibilidad por parte del tercer sector y sobretodo sirve para fidelizar los ingresos que los donantes privados nos dan y nos darán en el futuro. Esa es clave de gestión fundamental y así creo que se lo plantea el Sr. Gates por lo que deduzco de la misma entrevista: “es importante saber monitorizar si nuestras inversiones filantrópicas son eficientes”.
Ojalá este espíritu o visión de gestión empresarial se lo empiecen a aplicar las organizaciones que actúan en el tercer sector para empezar a cosntruir su reputación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *