Walter Mixa: Ese es el nombre de un obispo acusado de violento, pederasta y malversador que el Papa ha relevado. Según pudimos leer hace unos días en La Vanguardia, Benedicto XVI ha actuado fulminantemente para destitutir al obispo de Augsburgo (Alemania). En situaciones de crisis lo más difícil de todo es tomar decisiones, por eso se hace necesario que las organizaciones estén preparadas para afrontar posibles situaciones de riesgo y sobretodo como deben actuar desde el ámbito de comunicación, ya que durante un tiempo van a ser el foco de atención de los medios de comunicación. Como no podía ser menos, la decisión de destitución del Papa abrió todos los telediarios de medio mundo, ya que al ser la primera decisión que se tomaba sobre el asunto, se debía dar la cobertura informativa que el tema requería.
También el Vaticano, el estado independiente más rico del mundo, debería saber gestionar mejor su crisis de reputación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *