¡Hablando del Papa de Roma por la puerta asoma!. Esta misma semana hemos podido leer en los medios de comunicación que el Ministerio de Cultura quiere reclamar las subvenciones que entregaron al Consorcio del Palau de la Musica, ya que “no se le dio la finalidad esperada”. En el año 2008, el Ministerio entregó 2 millones de euros y ahora inicia la reclamación de los mismos por vía administrativa.
Puede parecer anecdótico esta solicitud pero, ¿qué pasaría si todos los donantes (empresas o particulares) que han donado dinero a una ONL supìeran que ésta no ha destinado los fondos a los que se prometió?. Creo que están en el pleno derecho de hacerlo y si eso fuera así, las ONL tienen un GRAN PROBLEMA encima de la mesa. Por suerte, esto no ocurre de forma amplia en el tercer sector pero si ha de servir de nuevo como una señal de alarma para que las ONL intensifiquen su labor de transparencia y rendición de cuentas, lo más urgentemente posible.
Aunque no se lo crean, su reputación está en juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *