Esta es la pregunta que jamás en la vida esperaba hacerse un deportista de élite como Tiger Woods. Según se puede leer en Expansión el mejor jugador pagado del mundo, el golfista Tiger Woods, ha decidido retirarse del deporte y ello le ha conllevado la pérdida de 110 millones de dólares que llevaba acumulado gracias a Nike, Gatorade, Accenture o Gillette.
Pues si, aunque ni él ni nadie se lo hubieran podido creer, la falta de reputación, en este caso por un lío extra matrimonial ha provocado unos efectos en cascada que ni el mejor guionista de Hollywood hubiera podido imaginar con un deportitsta de la talla de Tiger Woods.
Esperamos que sirva como ejemplo a otras organizaciones que las malas prácticas personales o empresariales pueden llevar a la pérdida de la credibilidad en solo unos pocos segundos.
Por cierto, ¿cuánto ha tardado Tiger Woods en construir su reputación?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *