Esta semana pasada hemos asistido, una vez más y creo que no será la última, a ver cómo una compañía aérea cierra sus puertas y deja “literalmente tirados” a sus pasajeros, más aún en fechas como las navideas que la gente quiere viajar para reencontrarse con su familia y poder celebrar juntos esas fechas. Esta semana pasada

le ha “tocado el turno” a Air Comet. Parece ser que era una compañía, por lo que han ido reflejando los medios de comunicación durante las últimas semanas, que estaba bastante “tocada”. Da la casualidad o coincidencia de que el copresidente de Air Comet es el presidente de la patronal de los empresarios españoles (CEOE). El cierre de la compañía ha levantado una gran ola de protestas, que creo que todavía seguirán durante un tiempo, por que la compañía, aún sabiendo sus circunstancias, no dejó de vender billetes para volar en diciembre del 2010. Creo que la reputación de una organización pasa, entre otras cosas, por la tenencia y por la creencia de un código de buenas prácticas, que a lo mejor, hubiera provocado que la compañía actuara de otra manera. Más si cabe en este caso particular que en que el copresidente de la compañía aérea es el presidente de los empresarios españoles. ¡¡Se debe predicar con el ejemplo!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *