La semana pasada tuve la oportunidad de asistir al I Congreso sobre la excelencia en el Tercer Sector que organizo la Fundación Luis Vives en El Escorial (Madrid). Fui un poco de forma pasiva, a escuchar, a oír, a compartir y sobretodo a aprender de terceras personas. Me llamó mucho el nombre del Congreso (Excelencia) ya que no suele ser una palabra muy utilizada en general y menos en el tercer sector. Se habló de liderazgo ético (término que cada vez me gusta más y parece que va “calando). Me pareció muy interesante, por encima de las demás, la conferencia que dio el director de la Asociación La Rueca, por su claridad de conceptos y de ideas sobre cómo se debe ser excelente.

Hubo otra conferencia, la de “Código ético y sostenibilidad enfocada en valores” de la que quiero destacar un extracto de la misma. El ponente hizo mención a las tres reglas que San Benito transmitía a los suyos: “La divisón en bloques del tiempo”. Y decía San Benito a los suyos, cómo debían repartir el tiempo:
1.- Un tercio de tu tiempo lo has de dedicar a la plaza publica (acción)
2.- Otro tercio de tu tiempo ,o has de dedicar en el claustro (reflexión)
3.- El otro tercio de tu tiempo lo has de dedicar en la biblioteca (formación)

Lo que si encontré a faltar es un mayor esfuerzo de las entidades sin ánimo de lucro para no depender de las subvenciones públicas y acercarse sin miedo a las empresas para conseguir financiación de sus proyectos. Las empresas no son malas y los ONL no son una “panda de locos”. Ni lo uno ni lo otro. Ya va siendo hora de construir el camino entre los dos y así poder gozar de más independencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *