Esta semana ha sido muy prolifera en declaraciones, sobretodo desde el ámbito político, para recuperar la confianza de los ciudadanos en ellos, después de tantos escándalos de corrupción que últimamente están ocupando la agenda mediática. Se ha hablado también de elaboración de códigos de buenas prácticas, pero por encima de todo hemos oído la palabra TRANSPARENCIA. Me alegro mucho de oír cosas como estas por parte de la clase política, ya que el mundo empresarial y organizacional lleva bastantes tiempo aplicando, con mayor o menor éxito, políticas de transparencia y buen gobierno. Ya va siendo hora que nuestros legisladores se apliquen aquellos conceptos que se reclaman a terceros y que dicho proyecto no quede en eso, en un proyecto y nada más.
Una ultima reflexión: ¿por que se ha de llegar a estos extremos para lanzar un plan anticorrupción?. Hace unos días lo reclamé y hoy lo vuelvo a reclamar (no será la última vez, por eso): la clase política, para recuperar esa confianza perdida, no debería empezar a tener algún curso de formación sobre ÉTICA?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *